Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

jueves, 7 de enero de 2010

El entorno y la Salud (1)


Son muchos los autores que han insistido en la importancia del entorno en la salud mental y emocional de las personas , como Stephen y Rachel Kaplan de la Universidad de Michigan, ó como Roger Ulrich de la Universidad de Delaware quién en 1983, en la revista Science publicó un estudio que se ha convertido en un trabajo de referencia sobre las consecuencias de la proximidad a la naturaleza en la conducta y la salud: estudió qué se veía por las ventanas de la sala de cirugía de un pequeño hospital de Pensilvania. Desde la cama de algunas habitaciones de esa sala, los pacientes veían la copa frondosa de los árboles plantados en el jardín, mientras que desde otras habitaciones la vista se limitaba a la monótona pared de ladrillos del edificio de enfrente. Ulrich observó que, entre pacientes sometidos al mismo tipo de intervención, con la misma gravedad y atendidos por el mismo equipo, se recuperaban antes aquellos a quienes les había tocado la habitación desde donde se veían los árboles.

Antes de que se popularizaran los vuelos de bajo coste y las vacaciones con" todo incluido" en complejos hoteleros del Caribe, la gente que vivía en la ciudad se iba al campo, a la montaña o a la playa para descansar, para respirar paz y ensanchar los pulmones, o incluso, para restablecerse de una enfermedad. El contacto con la naturaleza se asocia a tranquilidad y, por oposición, la vida urbana se asocia a agitación, estrés y desgaste.

Majid Ezzati, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, y un equipo multinacional de epidemiólogos analizaron el índice de masa corporal, la tensión arterial o el nivel de colesterol –factores de riesgo cardiovasculares– en más de 100 países. Observaron que estos factores aumentaban de manera proporcional al PIB del país, pero también a su grado de urbanización. Lo mismo podría decirse de enfermedades relacionadas con la contaminación del aire en las ciudades populosas y saturadas de tráfico.

Todos sabemos , desgraciadamente , las conclusiones de la Cumbre de Copenhage recientemente celebrada. Forges lo ha dibujado magistralmente:





Y , aún más cerca , ¿qué hacen nuestros políticos acerca de este tema?