Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

martes, 9 de agosto de 2011

Piensa diferente

  Estamos enganchados a la rutina, a pensar de forma "políticamente correcta", a no apartarnos del pensamiento oficial, a no discrepar de las opiniones de los gurús de turno ó de los  expertos en cualquier cuestión. Así nos luce el pelo en muchas cuestiones y nos estancamos cometiendo una y otra vez los mismos errores.

El Sistema Sanitario no se escapa de estas "modas": protocolos, algoritmos , guías, consensos....inundan decenas de revistas y llenan ponencias en Congresos y Jornadas. Sin embargo, la sensación es que todo eso aporta mucho a muchas personas pero muy poco a otras que son huérfanas de investigación y de innovaciones en este sentido. Nos llenamos la boca proclamando la prescripción de fármacos que necesitan tratar a más de 200 personas para proporcionar  un discreto beneficio a uno sólo (y a veces incluso están mal hechos los cálculos). Cada día vemos muchas personas que sufren el proceso de adaptarse a la pérdida de un ser querido  que son tratadas con antidepresivos sin que nadie les preste un rato de escucha activa y les evite el ser medicalizados con el antidepresivo de moda que recomiendan cientos de psiquiatras que han viajado a Michigan subvencionados por una industria que ha de promocionar un   determinado fármaco sin haberlo contrastado con psicoterapia breve ó de apoyo. Estamos perdiendo el norte  en una  alocada huida hacia adelante donde se medicaliza hasta la calvicie ó a los niños inquietos que no se  comportan como quieren los padres.
    Ayer tuve el placer de escuchar a dos personas que acudieron a mi consulta demandando un antidepresivo porque les habian dicho que lo necesitaban. Una de estas personas está en plena reacción de duelo por la muerte de su esposo hace  4 meses. La veo cada mes y podemos constatar sus progresos en una reacción normal de adaptación a la pérdida de una persona fundamental en su vida. Casi que lo único que hago es escuchar sus dificultades de cada día , su sensación de soledad y sus sentimientos  de tristeza y a veces de desesperanza, para darle ánimos diciéndole que todo lo que le pasa es NORMAL y que hoy, cuatro meses más tarde está mejor que la primera semana aunque a veces parezca que no deja de llorar.
   El otro paciente se debate entre lo que le dicta su conciencia y lo que su entorno le presiona para que haga lo contrario, y cree que una pastillita puede ayudarle. También intento hacerle ver que su "lucha interior" es legítima y que valore las diferentes opciones. Que haga una cosa u otra podrá tener una u otra consecuencia pero que otra pastilla  en su lista de fármacos , que ya es bién nutrida porque es un cardiópata, no le ayudará para nada a tomar ninguna decisión.
  Me alegra ,  me hace sentir bién , intentar no medicalizar la vida cotidiana. ¿Y tú , te atreves? Inténtalo al menos.Tienes que pagar con tiempo, pero te vas tranquilo a casa.