Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

miércoles, 27 de febrero de 2013

Poner Camas en el Trabajo para salvar la Nómina.

- Los recortes e hijjoputeces que los políticos han aprobado para pagar la factura de su incompetencia   hace que estemos asistiendo a esperpentos  todos los días, como  ver a algunos trabajadores acudir a su trabajo con una escayola en la pierna para que no le descuenten los días y así no pasar más apuros para pagar la hipoteca.
   Hace un par de días hablaba con una enfermera que ha visto cómo le habían quitado 900 euros de su nómina  mensual por haber estado cuidando  de su marido, terminal, los últimos 15 días de  su vida . ¿Dramático , verdad?
  Por no ser capaces de detectar el fraude de unos cuantos, pues ¡hala! a pagar justos por pecadores. Y ellos discutiendo  en el Parlamento sobre el tal Bárcenas (otro hijo de perra  con pintas). Y mientras ,   la mayor parte de los funcionarios teniendo  que acudir a trabajar con 40 de fiebre y "cagándose patas abajo"  en ésta última epidemia  viral.
Esto que cuento a continuación venía en el periódico de hace pocos días:
 
Los profesores del I.E.S. Camas han puesto en marcha una curiosa protesta. Han utilizado parte de la sala de profesores para ubicar una cama y una mesita de noche para prestar atención médica a todos aquellos docentes que caigan enfermos.
¿El objetivo? Evitar la reducción en la nómina que supone estar enfermos. «A los funcionarios nos han sometido a una norma en virtud de la cual, cuando caemos con alguna enfermedad común, en vez de darnos la cobertura de la que veníamos disfrutando, nos castigan quitándonos la mitad del sueldo los tres primeros días y el 25 por ciento los 21 días restantes de la baja», explica Vicente Martín, profesor del I.E.S. Camas. «Nos abocan a elegir entre quedarnos en casa y tener dificultades para pagar la hipoteca o ir al instituto con una gripe y 40 de fiebre», puntualiza.
Han elaborado hasta un cuadrante, en el que se han incluido todos los docentes, para turnarse en los cuidados del que se ponga enfermo. «Iremos a recogerlo a su casa, para evitar problemas por conducir enfermo, y lo cuidaremos en la sala que hemos habilitado hasta la hora de volver a casa», añade. Esta protesta será indefinida, porque no sólo se quiere llamar la atención, sino dar un servicio de protección «del que se nos ha privado».


«Queremos que los ciudadanos comprendan que hemos llegado a algo gravísimo, que la Administración está tratando de delincuentes potenciales a sus propios funcionarios públicos», comenta Martín, que puntualiza que «picaresca hay en todos los colectivos, pero no se puede solucionar castigando a todo el grupo».

   Ya veremos si no se multiplican los avisos  y tenemos que atender pacientes en los centros de trabajo como si fueran "domicilios" porque  a este paso el centro de trabajo va a ser el domicilio habitual de muchos  que  tienen PROHIBIDO ponerse enfermos. Ya estamos cada vez más cerca de la Edad Media.