Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

miércoles, 15 de junio de 2016

Zapatos nuevos

- Hay veces que las palabras describen de forma inigualable el estado del alma. Mi  compañera Violeta , de Carreteras Secundarias, lo hace en su última entrada. Y nos dá una de las claves para seguir andando en este camino, a veces tortuoso y otras desértico que hay que recorrer durante el duelo para que algún día podamos vislumbrar el oasis de la paz.
 Dice así:
   " Y la vida sigue, aunque parezca mentira, sigue adelante. Adelante. Envolviéndote en mil vientos y en alguna tempestad. En algunos momentos la suave brisa te acaricia, en otros un tornado te lleva a lugares desconocidos, y siempre tienes que recomponerte después la ropa y el vestido, ponerte de nuevo los zapatos para seguir caminando. Pierdes los viejos y te pones los nuevos que son diferentes, quizás no tan cómodos al principio... hay que darles tiempo para que se adapten. Esto no se acaba todavía......."
  
  

domingo, 12 de junio de 2016

Aún estoy aquí

- Rebuscando entre la música que ahora me apetece oir, os dejo esta canción maravillosa que define un estado de ánimo muy cercano al que siento ahora , La música expresa como la poesía lo más cercano al alma de la personas:


miércoles, 8 de junio de 2016

La Sonrisa del Amor

- Hace 3 días moría la persona  con la que he compartido más de  40 años de mi vida. Tras meses de sufrimiento y deterioro físico la muerte inconmovible ha llegado. Pero esa misma muerte que me la ha arrebatado, ha hecho que me encuentre sereno y a la vez con menos dolor porque ha cesado su agonía.
    Mi esposa fué profesora de Inglés en Bachillerato y ESO durante más de 25  años. Muchos de sus alumnos y de sus compañeros han estado con nosotros a lo largo de estos meses, como prueba de su afecto y gratitud por la forma de ser que tuvo  siempre.
  Al final de la misa por su alma, mi hijo, que sigue sus pasos en la docencia , le dedicó estas palabras con una entereza de la que me siento orgulloso como seguro que lo hizo su madre desde donde esté:
     Juramento Hipocrático del Docente por Amor: "Seré profesora hasta el último de mis días".
  Porque mi madre nunca dejó de enseñarnos. Y nos ha mostrado a todos que por muy pesada que sea la cruz que llevamos, debemos sonreir siempre. Y nunca , siquiera hoy, perdió la sonrisa.
 Durante todo este tiempo, nos has enseñado a renacer de nuestras propias cenizas. Mi madre  ha sido como el Ave Fénix: siempre se levantaba aún más fuerte tras cada caída. Y así debemos recordarla. No diré que no estemos tristes, pero sonriamos por ella. Todos los que la habeis conocido la habreis de recordar así: sonriendo.

Porque esa es la lección última que nos dió y que debemos aprender y llevar a cabo. No importa la desazón ó los problemas, se lo debemos a ella:
      "Sed felices . Siempre queda un motivo para sonreir".
 


 Hasta siempre amor . Me has dejado dos soles por los que  seguir luchando y que así tu recuerdo fluya espontáneamente en cualquier sitio.