Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

miércoles, 8 de junio de 2016

La Sonrisa del Amor

- Hace 3 días moría la persona  con la que he compartido más de  40 años de mi vida. Tras meses de sufrimiento y deterioro físico la muerte inconmovible ha llegado. Pero esa misma muerte que me la ha arrebatado, ha hecho que me encuentre sereno y a la vez con menos dolor porque ha cesado su agonía.
    Mi esposa fué profesora de Inglés en Bachillerato y ESO durante más de 25  años. Muchos de sus alumnos y de sus compañeros han estado con nosotros a lo largo de estos meses, como prueba de su afecto y gratitud por la forma de ser que tuvo  siempre.
  Al final de la misa por su alma, mi hijo, que sigue sus pasos en la docencia , le dedicó estas palabras con una entereza de la que me siento orgulloso como seguro que lo hizo su madre desde donde esté:
     Juramento Hipocrático del Docente por Amor: "Seré profesora hasta el último de mis días".
  Porque mi madre nunca dejó de enseñarnos. Y nos ha mostrado a todos que por muy pesada que sea la cruz que llevamos, debemos sonreir siempre. Y nunca , siquiera hoy, perdió la sonrisa.
 Durante todo este tiempo, nos has enseñado a renacer de nuestras propias cenizas. Mi madre  ha sido como el Ave Fénix: siempre se levantaba aún más fuerte tras cada caída. Y así debemos recordarla. No diré que no estemos tristes, pero sonriamos por ella. Todos los que la habeis conocido la habreis de recordar así: sonriendo.

Porque esa es la lección última que nos dió y que debemos aprender y llevar a cabo. No importa la desazón ó los problemas, se lo debemos a ella:
      "Sed felices . Siempre queda un motivo para sonreir".
 


 Hasta siempre amor . Me has dejado dos soles por los que  seguir luchando y que así tu recuerdo fluya espontáneamente en cualquier sitio.

8 comentarios:

M. PILAR RUIZ SERRANO dijo...

Querido hermano: Te aseguro que la tengo presente sonriendo y ayer precisamente lo comentaba aquí en casa. Esa es la imagen que tengo cuando pienso en Nieves. Déjame que te repita una vez más que os doy las gracias a Nieves, a ti y a vuestros maravillosos hijos, por las lecciones de vida y amor infinito que me habéis dado. Siempre habéis sido un ejemplo para mí.Todo lo que habéis vivido durante su enfermedad y estos últimos días, debe servirnos para aprender de vosotros aún más de lo que ya nos estabais enseñando, porque "Dios le da las batallas más difíciles a sus mejores soldados". Como se que, igual que a mí, te gustan las frases, me gustaría recordar una de Bob Marley: "Vive para que tu presencia no se note, pero para que tu ausencia se sienta". Te diré que siento su ausencia, muchísimo, y no puedo evitar llorar, pero es entonces cuando la veo sonriendo y me consuela saber que desde el Cielo nos mira y sonríe. Siempre llevaré a mi hermana Nieves en mi corazón y así: con la sonrisa del amor.

Iñaki Sánchez Amezua dijo...

Recibe un fuerte abrazo aunque sea virtual.
Desde Málaga siento vuestra gran pérdida y os mando mucho ánimo en estos duros momentos.

Concha Álvarez Herrero dijo...

Un abrazo

Antonio R. dijo...

Muchísimas gracias por el afecto y el cariño que hay tras vuestras palabras.

Violeta (Pilar Lázaro) dijo...

Querido Antonio, en estos momentos de inmenso dolor, nada consuela y el vacío se apodera de uno. Aunque la comprensión y la compañía de tus otros amores ya son un gran apoyo. Pero si puedes piensa y, sobretodo, siente: Qué nos quiten lo bailao,... lo vivido y lo disfrutado!! Eso es tuyo y de ella, vuestro. Allí está para siempre.
Un abrazo de los más grandes

Antonio R. dijo...

Llevas razón mi querida Violeta. Hemos vivido muchas cosas y debemos sentirnos felices por ello, nos ha dejado muchas sensaciones , recuerdos y enseñanzas y debemos alegrarnos por ello. Y tengo dos personas maravillosas a mi lado por lo que debo sentirme afortunado. Así pués, voy a intentar seguir sonriendo , aunque las lágrimas rueden por mis mejillas. Un besazo

Manuel dijo...

Desde el Desembarco de la Flota, sentimos tu perdida. Un abrazo

Antonio R. dijo...

Gracias. Un abrazo