Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

viernes, 23 de enero de 2009

Inquietudes. Carta abierta al Sr Consejero de Sanidad del SESCAM





Llega el fin de semana, de una semana agotadora en la que ,para variar , nos vemos obligados a ver un promedio de 70-80 pacientes diarios. Y esto viene repitiéndose día tras día desde hace años sin que, al parecer, nadie quiera irle poniendo remedio,no ya el Bálsamo de Fierabrás que todo lo curaba, sino algún que otro parche para no poner en riesgo la salud física de los pacientes ( a mayor número,mayor probabilidad de error), y la salud mental y física de los médicos a los que así nos obligan a trabajar.

Dice Vd, Sr Consejero de Salud del SESCAM , haciéndose autobombo y propaganda en la revista que edita el SESCAM (nº 8) que éste organismo tiene por objetivos:

1º "Aportar soluciones que den respuesta a las necesidades sanitarias de los ciudadanos de C. La Mancha atendiendo sus demandas y mejorando la atención para satisfacer sus expectativas,incrementandolos niveles de calidad percibida".
Debe ser que una" solución " sea el que no haya unas agendas adecuadas y flexibles para dar una atención de calidad, y que ha sido establecida por algunos organismos, incluida la OMC, en un promedio de 10 minutos por paciente y no de 3 ó 4 minutos como ocurre en la mayoría delos centros de salud, con la subsiguiente merma de esa calidad que Vd dice defender, pero que hace poco por que se lleve a cabo.

También debe ser una "solución"el que el médico de A. Primaria tenga que hacer todas las recetas del sistema, aunque hayan sido generadas en el Hospital General de Pontevedra .
Otra de sus " soluciones " es tener que ir por ejemplo al cardiólogo,aunque tengan que desplazarse 50km, para que les prescriba unas medias de compresión normal ...., debe ser por lo que confían en los médicos de familia. Y así infinito número de " soluciones" que están pensadas con los piés (donde se sabe que no hay neuronas) para complicar la vida a los médicos de familia y disuadir a aquellos que cometen la osadía de pensar ó de formarse en cualquier aspecto de su especialidad (comunicación, cirugía menor, ecografía, psicoterapia, prevención...), porque le recuerdo que la Medicina de familia es una especialidad también y los que nos dedicamos a ella somos médicos especialistas.

2ª "Crear un proyecto y modelo de organización sanitaria pública de calidad, de todos y para todos, que integre sus trabajadores y propicie su continuo desarrollo personal y profesional".
Casi me echo a llorar cuando he leído ésto. Así que , ¿comenzar a trabajar a las 8 de la mañana y terminar a las 5 ó las 6 de la tarde es un modelo de organización sanitaria de calidad? ¿ver un paciente cada 5 minutos (en teoría) , más las urgencias y pseudourgencias que se presenten, atender las llamadas telefónicas que el usuario tenga a bién realizar, hacer los domicilios a partir de las 4 de la tarde y ver deprisa y mal a un enfermo terminal ó verlo un poco mejor dedicándole el tiempo que necesite, a costa de llegar a casa a comer a las 18,15 horas , es un modelo que propicia mi desarrollo personal y profesional?. ¿Y la carrera profesional, Sr. Lamata, también es un modelo de carrera de calidad y que propicia el desarrollo profesional y estimula a los que desde dentro del sistema se esfuerzan en hacer las cosas cada vez mejor? ¿O por el contrario ,premia a los que no pegan ni golpe,ni se preocupan más que por el horario y que cobran los grados I (3000 euros/año, II (6000 euros/año)y próximamente el III(9000 euros/año), sólo por llevar un determinado número de años ejerciendo, no haciendo mas que cubrir el expediente? . No somos borregos como los de la foto de Maltete:






¿Porqué no se diferencia con la carrera profesional a los profesionales que sí intentan dar calidad a su trabajo, asumiendo responsabilidades e intentando cumplir objetivos en salud, dando una asistencia integral, realizando docencia y asumiendo tareas de investigación?

Venga, Sr Lamata , Vd sabe que es imposible realizar este trabajo en las condiciones que ahora nos están exigiendo, por mucho que quiera echarnos flores diciendo que sin los profesionales no hubiera sido posible alcanzar lo alcanzado hasta ahora. Agradezco ese comentario pero echo de menos el compromiso de poner a la A. Primaria como eje del Sistema y echo en falta las ideas para llevarlo a cabo y algunas disposiciones en ese sentido como las denunciadas por mi compañero de blog, en lo tocante a pruebas complementarias, prescripción de fármacos y dispositivos sin la tutela del especialista, no realizar burocracia inducida.... ¿Para cuándo Sr.Lamata, tiene previsto disposiciones en este sentido? ¿O es que sus asesores y responsables de A. Primaria no le tienen informado de ésto ó no le asesoran debidamente? Porque si es así ...la solución podría empezar por ahí ,pero en cualquier caso no veo porqué sin más dilación no emite una circular ó una disposición donde se nos quiten labores de burocracia inútil ó se nos autorice a solicitar exploraciones complementarias que sí redundarían en beneficio de la población que tiene a sus médicos de cabecera como coordinadores de sus necesidades en salud.


Mientras tanto, es como si se nos obliga a circular a 200 Km /hora en una carretera comarcal por la que está prohibido circular a más de 50 km/h , y así la probabilidad de un "accidente" se multiplica a cada minuto que pasa. Casi como a aquellos trabajadores de los rascacielos de principios del siglo pasado , eso sí con media hora para el desayuno:




En espera de sus noticias:
Atte: Antonio Ruiz. . R 25 de Médico de Familia.
C. Salud de Porzuna .



Lo que hacemos ...



Todo tipo de informes y certificados por las causas más peregrinas, recetas de todo tipo y origen (especialistas, privados, residencias, amigos, vecinos, internet, peluqueras, etc.), partes de incapacidad sin criterio, ni posibilidad de control.
Todo ello sin ayuda de ningún tipo, bordeando la legalidad y cayendo muchas veces en el servilismo.


Un colectivo que no tiene la fuerza y dignidad suficiente para solucionar definitivamente esta cuestión, probablemente no sea capaz de resolver ningún problema importante. Es difícil encontrar un grupo tan acomodaticio, falto de carácter y liderazgo como el de los médicos de atención primaria del sistema sanitario público de salud.


(ver también lo que hay que hacer en http://rafabravo.wordpress.com/ )





Y más que hacemos y a lo que nos resignamos (esto lo digo yo, a bote pronto, en función de lo que vivo cada día y se me viene ahora a la cabeza):



  • Ver a diario listas de pacientes que impiden un mínimo rigor en el manejo clínico aceptando como normal una práctica precaria y elemental (demasiado rápida en cualquier caso) que impide el desarrollo de nuestra especialidad y que inevitablemente conduce a errores o a deterioros evitables de la relación asistencial por no poder satisfacer las expectativas del paciente. Aceptar ver todos los que se apuntan en la lista hasta las 14 horas por el motivo que sea para satisfacer las expectativas que crean nuestros políticos.

  • Recetar largas listas de fármacos en muchos casos no prescritos por nosotros sin la posibilidad de analizar con un mínimo rigor las interacciones que inevitablemente se producen entre ellos.

  • Asumir las listas de espera del hospital (lo que supone que el paciente sigue viniendo con frecuencia a nuestra consulta y sigue siendo responsabilidad nuestra) sin recibir siquiera un informe clínico cuando al fín es visto por el especialista en la consulta correspondiente(que tiene un número limitado de pacientes y un tiempo mínimo por cada uno de ellos) . Y que esto no sea reivindicado por la GAP año tras año.

  • Asumir que no podemos recetar ciertos fármacos o accesorios que precisan visado pero cuyo control depende de nosotros: pañales, alimentación enteral, Plavix, sillas de ruedas, etc.

  • Tener limitada la petición de pruebas complementarias y el acceso a los resultados de las solicitadas por el especialista hospitalario. Por ejemplo anatomía patológica.

  • Aceptar que nuestra historia clínica informática no sea la misma que la del hospital (o a la inversa) y común para todo el pais. Esto solucionaría muchos de los problemas de coordinación y comunicación entre los dos niveles. Y mejoraría de inmediato la calidad de atención de los pacientes.

  • Aceptar no conocer ningún tipo de indicadores de calidad clínica de nuestros Hospitales de referencia. Igualmente que no se hagan estudios naturalistas sistemáticos (fáciles de llevar a cabo en una historia informática) para evaluar la eficacia de lo que estamos haciendo.

  • Aceptar llevarse a lavar la lencería a nuestra casa después de una guardia aunque esté manchada de sangre u otros fluidos potencialmente peligrosos. Tener que mendigar un pijama o una bata porque no te quieren dar más de uno al año, aunque hagas varias guardias al mes. (¿es imaginable esto en un hospital, en un quirófano por ejemplo?).

  • Aceptar ser evaluado e incentivado por el ahorro en farmacia pero que no haya ningún tipo de evaluación de la calidad clínica. Es imposible mantener un mínimo prestigio como especialidad si la consulta de atención primaria la puede pasar cualquiera (y sabéis a qué me refiero).

  • Aceptar que las consultas de atención primaria, las urgencias de atención primaria y las urgencias hospitalarias sean los puntos más precarios del sistema de salud. Curiosamente donde los médicos de familia trabajamos mayoritariamente.

  • Aceptar formar MIR en unas condiciones que no permiten la docencia. ¿Cuántos centros docentes tienen demandas por debajo de 30 como marcan los ratios exigidos?. ¿Para qué los estamos preparando desde el principio?.

  • Aceptar que la entrada en cada servicio de salud sea distinta y cada vez más arbitraria y alejada del mérito profesional. Imposible para alguien joven sacar unas oposiciones cuando hay muchos más aprobados que plazas y lo determinante es la antiguedad o méritos ligados al idioma o a cuestiones locales. Aceptar sueldo y condiciones diferentes para un mismo trabajo según la autonomía en la que se trabaje.