Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

sábado, 27 de diciembre de 2014

También esto pasará

-- Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte:
 Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total, y que ayude a mis herederos, y a los herederos de mis herederos, para siempre. Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que quepa debajo del diamante del anillo.
Todos quienes escucharon eran sabios, grandes eruditos; podrían haber escrito grandes tratados, pero darle un mensaje de no más de dos o tres palabras que le pudieran ayudar en momentos de desesperación total. Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían encontrar nada.
El rey tenía un anciano sirviente que también había sido sirviente de su padre. La madre del rey murió pronto y este sirviente cuidó de él, por tanto, lo trataba como si fuera de la familia. El rey sentía un inmenso respeto por el anciano, de modo que también lo consultó. Y éste le dijo:
- No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje.
- Durante mi larga vida en palacio, me he encontrado con todo tipo de gente, y en una ocasión me encontré con un místico. Era invitado de tu padre y yo estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento, me dio este mensaje (el anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey).
- Pero no lo leas -le dijo- mantenlo escondido en el anillo.
- Ábrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación. 
 
 
Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el reino. Estaba huyendo en su caballo para salvar la vida y sus enemigos lo perseguían. Estaba solo y los perseguidores eran numerosos. Llegó a un lugar donde el camino se acababa, no había salida: enfrente había un precipicio y un profundo valle; caer por él sería el fin. Y no podía volver porque el enemigo le cerraba el camino. Ya podía escuchar el trotar de los caballos. No podía seguir hacia delante y no había ningún otro camino.
De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso. Simplemente decía:
- Esto también pasará.
Mientras leía estas palabras sintió que se cernía sobre él un gran silencio. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o debían haberse equivocado de camino, pero lo cierto es que poco a poco dejó de escuchar el trote de los caballos.
El rey se sentía profundamente agradecido al sirviente y al místico desconocido. Aquellas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel, volvió a ponerlo en el anillo, reunió a sus ejércitos y reconquistó el reino. Y el día que entraba de nuevo victorioso en la capital hubo una gran celebración con música, bailes. Él se sentía muy orgulloso de sí mismo.
El anciano estaba a su lado en la carroza y le dijo:
- Apreciado rey, le aconsejo leer nuevamente el mensaje del anillo.
- ¿Qué quieres decir? -preguntó el rey.
- Ahora estoy victorioso, la gente celebra mi vuelta.
- No estoy desesperado y no me encuentro en una situación sin salida.
- Escucha – dijo el anciano – este mensaje no es sólo para situaciones desesperadas.
- También es para situaciones placenteras.
- No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes victorioso.
- No es sólo para cuando eres el último; también es para cuando eres el primero.
El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: “esto también pasará”, y nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba, pero el orgullo, el ego, había desaparecido. El rey pudo terminar de comprender el mensaje. 
Lo bueno era tan transitorio como lo malo.

martes, 23 de diciembre de 2014

Mi Felicitación Navideña

- Es increíble lo que puede llegar a suceder  si nos atrevemos a dar un primer paso. Si quieres vivir...... atrévete a hacerlo . Deberíamos  escuchar esta "música" cada día. Fué creada por alguien tocado de la mano de Dios , que sin embargo parecía un ser desgraciado por su sordera. Y su "atrevimiento" nos legó un tsunami de felicidad que perdurará siempre.
 Ten cuidado.  Esfuérzate en ser feliz. Atrévete a echar una moneda en la rutina de  cada día para convertir cada momento en una sinfonía de emociones.....
MIs mejores deseos para todos esta Navidad . Que este vídeo os recuerde que puede surgir magia y alegría en cualquier esquina, en cualquier plaza, en cualquier circunstancia .... si nos atrevemos a escuchar con el corazón  .


lunes, 22 de diciembre de 2014

Recomendaciones de NO HACER en lumbalgias y Cefaleas de la SERAM

-  En la línea de lo ya publicado por otras Sociedades  , respecto a actitudes de hacer con criterio determinadas pruebas ó ,a la inversa, qué cosas NO DEBEMOS HACER, la Sociedad de Radiología también ha hecho las suyas . Si alguno quiere revisarlas , puede hacerlo en el siguiente enlace:  http://seram.es/modules.php?name=news&lang=ES&idnew=1074


 De todas ellas las que pueden tener impacto en nuestro trabajo diario  son, desde mi punto de vista, las referidas a la Cefalea Tensional vs Migraña  y las referentes a la lumbalgia:



En las cefaleas de tipo tensional ó migrañoso  de inicio reciente ó recurrente , típicas y sin signos de Alarma, tampoco está indicado hacer TAC ó RMN con lo que la cantidad de radiación de muchos pacientes se evitarí así como  que abaratariamos el gasto del Sistema en estas situaciones harto frecuentes:
Signos de alarma:
-Cefalea de nueva aparición en pacientes ancianos.
-Cefaleas de intensidad progresiva y con aumento
en su frecuencia.
-Episodio de cefalea de intensidad máxima o de
inicio brusco.
- Cefalea de inicio en pacientes con factores de
riesgo a infección por VIH o cáncer.
- Cefalea asociada a enfermedad sistémica.
- Cefalea asociada a edema de papila.
- Cefalea tras traumatismo craneal.
- Historia de vértigo o incoordinación.
- Cefalea que empeora con maniobras de Valsalva



                  ------------------------------------------------------------------------------

La lumbalgia aguda es un proceso benigno y autolimitado que suele ceder en un plazo  no mayor de  20-30 dias
NO HACER RX DE COLUMNA LUMBAR EN LUMBALGIA MECANICA SIMPLE EXCEPTO SI SIGNOS DE ALERTA
 Signos de alerta en Lumbalgias:
Traumatismo menor reciente y edad >50 años.
Uso prolongado de corticoides, osteoporosis.
Síntomas constitucionales de origen desconocido.
Fiebre.
Pérdida de peso, malestar general.
Infección inter-recurrente.
Inmunosupresión.
Consumo de drogas por vía parenteral.
Historia de cáncer.
Dolor de ritmo inflamatorio.
Debut en edad >70 años.
Déficit neurológico focal.
Síntomas neurológicos progresivos o
discapacitantes.
Duración superior a 6 semanas

lunes, 15 de diciembre de 2014

Las emociones son poderosas

- La montaña rusa que  supone el torrente de emociones que se experimenta en situaciones duras de la vida , es una excelente oportunidad para crecer como persona. Sólamente el sentir por la mañana que no te duele nada y la alegría que experimentas por ello es un buén ejemplo. La capacidad de emocionarte por mantenerte en tu peso sin haber perdido unos gramos , ó llorar juntos en los momentos "de bajón" hace que te sientas "especialmente vivo".
 Cuando el miedo intenta atenazarte , el ser optimista y tener coraje   son excelentes antídotos para no dejarte vencer por lo desconocido y la incertidumbre. Recuperar la esperanza una  y otra vez es un ejercicio psicológico obligado varias veces al día. Y , sobre todo, el hacer sentir que amas y sentir que eres amado es lo más importante para blindarse ante el enemigo silencioso que es la soledad.


jueves, 4 de diciembre de 2014

No me Importa.

- Hay diferentes tiempos en la vida y debemos estar dispuestos a aceptarlo. Las cosas  suceden quieras ó no cuando escapan a tu control , que es muy poco. Debemos aceptar que somos vulnerables y que si aprendemos a aceptar el ahora , aunque sea adverso, estaremos  actuando con dignidad y seremos más felices incluso ante momentos dramáticos que , a veces, nos toca lidiar tarde ó temprano.
  En este sentido me encanta la letra de la canción " No me importa"  de mi admirado Serrat :

                        No me importa qué nombre tiene esa estrella
                            ni a cuantos años-luz de mi pueblo está,
                           con tal que cada noche se encienda
                           y yo la vea titiritar.

                       No me importa lo lejos que éste la meta
                        siempre que me den tiempo para llegar.
                        Ni ser mal recibido. Me encanta
                          hacer maletas y viajar.

                        No me importa tomarme la vida en serio
                        mientras conserve el sentido del humor;
                         ni equivocarme de medio a medio
                           si da buen resultado el error.

                       No me importa, si es para empezar de nuevo,
                      meter la marcha atrás y retroceder;
                        ni dar con la cabeza en el suelo
                        siempre que pueda ponerme en pie.

                        No me importa seguir las reglas del juego
                        en tanto las respete el otro también.
                      Ni, en un desliz, pillarme los dedos
                      según de qué manera y con quién.

                       No me importa la gloria, se lo prometo,
                       si para ir de su brazo se ha de sufrir;
                       ni el más allá con todo respeto,
                         mientras me dejen seguir aquí.

                      Ni enseñar el culo cuando el guión lo exija
                        ni dar la cara aunque deje cicatriz.
                       Ni la muerte, si no corre prisa,
                           ni cambiar para ser más feliz.