Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

jueves, 4 de diciembre de 2014

No me Importa.

- Hay diferentes tiempos en la vida y debemos estar dispuestos a aceptarlo. Las cosas  suceden quieras ó no cuando escapan a tu control , que es muy poco. Debemos aceptar que somos vulnerables y que si aprendemos a aceptar el ahora , aunque sea adverso, estaremos  actuando con dignidad y seremos más felices incluso ante momentos dramáticos que , a veces, nos toca lidiar tarde ó temprano.
  En este sentido me encanta la letra de la canción " No me importa"  de mi admirado Serrat :

                        No me importa qué nombre tiene esa estrella
                            ni a cuantos años-luz de mi pueblo está,
                           con tal que cada noche se encienda
                           y yo la vea titiritar.

                       No me importa lo lejos que éste la meta
                        siempre que me den tiempo para llegar.
                        Ni ser mal recibido. Me encanta
                          hacer maletas y viajar.

                        No me importa tomarme la vida en serio
                        mientras conserve el sentido del humor;
                         ni equivocarme de medio a medio
                           si da buen resultado el error.

                       No me importa, si es para empezar de nuevo,
                      meter la marcha atrás y retroceder;
                        ni dar con la cabeza en el suelo
                        siempre que pueda ponerme en pie.

                        No me importa seguir las reglas del juego
                        en tanto las respete el otro también.
                      Ni, en un desliz, pillarme los dedos
                      según de qué manera y con quién.

                       No me importa la gloria, se lo prometo,
                       si para ir de su brazo se ha de sufrir;
                       ni el más allá con todo respeto,
                         mientras me dejen seguir aquí.

                      Ni enseñar el culo cuando el guión lo exija
                        ni dar la cara aunque deje cicatriz.
                       Ni la muerte, si no corre prisa,
                           ni cambiar para ser más feliz.


2 comentarios:

JUAN CARLOS IBÁÑEZ TORRES dijo...

Es cierto que las cosas cuando vienen hay que aceptarlas, pues escapan a nuestro control como bien dices, pero ten presente que las personas a las cuales importas, estamos ahí para hacerte este momento menos difícil. Todo mi apoyo para ti y los tuyos. Un fuerte abrazo. Charlie.

Antonio R. dijo...

Muchas gracias Charlie Smile. Los amigos sí que importan. Y mucho. Otro abrazo para tí y tu familia