Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

lunes, 11 de abril de 2011

¿Desorden bién entendido ó Creatividad?

- La creatividad es una herramienta poco popular y aún menos practicada., sobre todo ahora que todos seguimos un tipo de historia clínica electrónica y hay protocolos de todo. No es que eso esté mal,  ayuda a sistematizar la asistencia  y  a que haya menos variabilidad en lo que no debería haberla. Pero no debemos olvidar que esa creatividad es la que nos permite progresar y  ser críticos  con lo establecido para poder superar  la ignorancia y mejorar como profesionales y como personas. Quizá un cuento os lo explique mejor que yo:



  Trabajaba un padre en su despacho cuando entró su hija pequeña al borde de un ataque de nervios, medio llorosa y compungida.
- ¿Qué pasa hija? ¿Por qué estás tan deprimida?
- ¡Es que mi mesa se desordena demasiado fácilmente! - Dijo la niña.
- Enséñamelo.
 

Fueron a la habitación de la niña, y esta enseñándole la mesa le dijo:
- ¿Ves? Yo la ordeno, pero se desordena demasiado fácilmente.
El padre extrañado le dice:
- Enséñame como la mesa está ordenada.
 

La niña recoge todo, pone la taza con los lápices arriba a la derecha, una libreta arriba a la izquierda, una regla a la derecha, una goma de borrar abajo a la izquierda y así sucesivamente hasta que al fin, contenta, dice sonriendo:
 

- ¡Ya está!
El padre, extrañado pregunta:
- ¿Y si cambio esto de aquí, un poco a la izquierda?
- ¡Ah no Papi! Así ya no está ordenada.
- Ah ¿Y si tomo esto otro y lo cambio por esto?
- ¡Aun me la desordenas más!
- ¿Y si cambio de sitio la taza de los lápices por la libreta?
 

La niña, al borde de las lágrimas dice:
- ¡Papa! ¡Me estás desordenando toda la mesa!
- No, hija no, la mesa no está desordenada. Lo que pasa es que tú tienes muchas imágenes para que la mesa esté mal, y sólo una para que esté bien.

(anónimo)

2 comentarios:

Carlos Almendro dijo...

si me permites otra historia:
Dos monjes, al ver flamear una bandera
en el viento, comenzaron a discutir.
Uno dijo: “La bandera se mueve”.
El otro sostuvo:”No, es el viento el que se mueve”.
y así siguieron sin ponerse de acuerdo.
Hui-neng, , se acerco a ellos y dijo:
“No es la bandera la que se mueve.
No es el viento el que se mueve.
Es la mente de ambos que se mueve”.

Antonio R. dijo...

Gracias Carlos. Efectivamente , cuando la mente se mueve, todo lo demás depende de ella. Siempre podemos desaprender para ver con nuevos ojos la misma realidad, y éso nos ayudará a cambiarla si es preciso. Un abrazo