Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

jueves, 19 de agosto de 2010

El médico rural , ¿un oficio a extinguir?


- Un artículo publicado en el diario El Mundo hace un mes afirma que los médicos rurales somos una especie en extinción. En él se afirma sin rubor alguno : " Figura icónica del folclore rural, presente en la tradición literaria y aún más en la memoria de nuestros abuelos, el médico de pueblo era (y es) una mezcla de psicólogo, confesor y servicio de urgencias: un consultorio para todo y con carácter vitalicio. Desde el nacimiento hasta la muerte, en sus manos queda la salud de toda la familia.
Es una definición bastante acertada , la de que somos desde un consultorio de la Srta Pepis para algunos hasta un psicólogo a tiempo parcial y un especialista en todología moderna, incluido Urgencias de todo tipo. Pero hay una serie de rasgos que marcan la diferencia: la mayoría de los pacientes te agradece que tengas habilidades que le eviten derivaciones al especialista, ves niños y embarazadas ,lo que en muchos medios urbanos ya es una rareza, es muy frecuente que la gente muera en sus casas lo cual es algo digno de conservar y estimular.... y la relación medico paciente se afianza cada día con la escucha atenta y la ayuda mutua.
- "Recibes mucha información antes de que el paciente entre: la esposa te llama y te comenta que hoy acudirá a la consulta su marido a recoger unos resultados analíticos, y te pide que le metas miedo para que beba menos alcohol; la madre que viene los días previos y te comenta que está preocupada por algún síntoma que tiene su hijo; la hija que nos viene a comentar lo que le pasa a su madre; todo es información, que debemos analizar y no desaprovechar".

- Lo que sí es una realidad también es que en el medio urbano que yo conozco existen los llamados médicos de apoyo por las mañanas que hacen las urgencias y los avisos domiciliarios así como ven los "sin cita" para que la jornada laboral de estos "afortunados " compañeros no se vea alterada por estos pacientes que , en el medio rural tenemos que ver todos los días y que hacen imposible una mínima planificación. De tal forma que se da la paradoja, una vez más, de que en equipos que son muy amplios y pueden distribuirse fácilmente una consulta de alguien que falta ó que tenga una urgencia en un domicilio, están apoyados por un compañero que contrata la gerencia para que les evite estas "interrupciones", mientras en el medio rural donde mi compañero tiene 80 pacientes al día y tú otros tantos , no existen tales figuras de médicos de apoyo. Eso por no contar el tema de la dispersión y penosidad que tampoco se retribuye de forma adecuada y que sigues teniendo que poner tu coche por unos miserables 15 euros al mes.
Pero nuestro sistema "de los mejores del mundo" , sigue mirando para otro sitio sabiendo que muchos médicos rurales se dejan mucha piel emocional cada día para hacer dignamente su trabajo a pesar de todas esas dificultades añadidas.

- "El médico rural se convierte así en una figura central en la vida de su pueblo o comarca. A él acuden los vecinos con toda clase de peticiones, no sólo sanitarias: el simple hecho de recibir una carta por correo certificado puede suponer una causa de estrés para personas mayores que viven aisladas: ¿Cómo se abre? ¿Quién la envía? ¿Por qué les ha llegado? Con ella en la mano, acuden a la consulta; el doctor sabrá qué hacer. Y otras veces para que les evites formar parte de un jurado popular que les pondría en una situación comprometida con otros vecinos
- Y, cuando dejen de valerse por sí mismos, algún vecino dará la voz de alarma para que el médico acuda a su rescate, acompañado de los servicios sociales.
- A cambio, es habitual que los galenos de pueblo reciban muestras de agradecimiento, en forma de huevos, tartas caseras, galletas o incluso alguna pieza de caza. Yo soy uno de los médicos "con más huevos de España" y lo digo con orgullo sano.

Y por todas estas cosas , aún con todos esos inconvenientes , la medicina rural tiene encantos inigualables............ así que lo de extinguirse.....................de momento y a pesar de nuestros políticos y jefecillos nasty de plasty.