Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

miércoles, 2 de marzo de 2011

El Iluminado de la Gerencia

He recibido  la nómina de éste mes  donde me pagan menos por hacer más,  donde aún me pagan 14,29 euros y una gratificación de 5,73 euros  por utilizar mi coche para hacer parte del trabajo  y sin hacerme un seguro  a tal efecto, donde me pagan un promedio de 55 centimos por cartilla que da derecho a acudir  infinitas veces a la consulta ó a avisar a domicilio tantas veces como se quiera.....y donde me descuentan un tercio de mi sueldo  para el IRPF (que viene a ayudar a tapar todas las insensateces y estupideces que muchos políticos incompetentes deciden). En ella me abonan casi mil euros por haber alcanzado el grado máximo de la carrera profesional ( llevo 28 años trabajando para "el Sistema") que habría alcanzado y cobrado igualmente  sólo por la antiguedad aunque hubiera hecho muchos menos cursos de actualización , menos cirugías menores, menos ecografías, menos educación para la salud, menos  formación de residentes, menos sesiones clínicas, menos docencia, menos comunicaciones a congresos, menos publicaciones.......Cosas de éste Sistema Sanitario que tan bién les viene a muchos politicos, sindicalistas  y politiquillos de tres al cuarto para llenarse la boca en sus discursos y luego vivir del cuento sin dar golpe.

   Por si fuera poco "estimulante " este panorama, llevamos ya dos años con éste, en el que a algún iluminado de la Gerencia ó de la Consejería  (no lo sé exactamente), le ha dado por enviarnos junto a la nómina  una hoja adjunta  de "Cálculo del exceso de jornada correspondiente al año 2010"  en la que hace un balance entre los días  naturales trabajados y los días que no se trabaja ( que son  sábados , domingos, fiestas nacionales y locales , vacaciones y días de libre disposición). Al final le salen que he trabajado efectivamente 215 días  que multiplicado por 7 horas salen 1505 horas  y me "comunican" que como mi jornada laboral  teórica es de 1519 horas ,  resulta que "debo " 14 horas al Sistema. ó lo que es lo mismo: que  me corresponden 0 (cero) días por exceso de jornada.
    La verdad es que el año pasado pensé que era una especie de broma pesada, pero como veo que ya se ha "institucionalizado" la cartita en cuestión, me he tomado un rato para hacer "autocontrol emocional " y no decir las  ideas que primero se me han venido a la cabeza, sino que lo que dijera  fuera producto de una "reflexión sosegada".




    TODOS los Gerentes  que he padecido en mi ejercicio profesional, saben ó decían saber , que mi promedio de presión asistencial estaba en torno a 80-90 pacientes /día. Llevo casi 28 años trabajando en el mismo  pueblo  y  JAMAS  he llegado a casa a comer a las  tres de la tarde. Me atrevería a decir que JAMAS he llegado antes de las cuatro de la tarde y muchos días a las 5  ó las 5 y media .  . Siguiendo el mismo cálculo que  el "materia gris" que ha hecho dicha carta,  podríamos decir que cada día trabajo entre una hora y media  y dos horas más  que las que debería por la jornada oficial .  Eso hace unas 7 horas semanales  de más . Lo que multiplicado por 215 días efectivos de trabajo anuales hacen  unas 320 horas de más , al año. , es decir  unos 45 días  de más en cómputo total. Me consta que no soy una excepción  y  además  no quiero que se me dé ningún premio por ello pero tampoco  me parece de recibo una cartita  donde te dicen que "encima" haces 14 horas menos de lo que deberías. Por favor dejennos trabajar con todo lo que tenemos que afrontar cada día, sin darnos la matraca con todas sus  chorradas mentales . Sigan en sus despachos (por el momento)  , sin solucionar ninguno de los problemas que afectan a la A. primaria pero dejen de utilizar el correo para dejar patente su incompetencia y si el responsable de este desaguisado es alguno de sus subordinados llámenle la atención para que no persevere en su estupidez:
Como decía Martin Luther King, “nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda”.