Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

miércoles, 9 de enero de 2008

PRESCRIPCIÓN INDUCIDA


El Dr. Juan Carlos Olazábal , presidente de un colectivo de medicos urbanos de Salamanca , ha decidido enviar una carta al Presidente del colegio de Médicos de Salamanca, en la que se queja de forma argumentada de la tan extendida como repudiable prescripción inducida, por parte de los compañeros del hospital.


Por mi parte, suscribo literalmente todos sus puntos y sugiero que a través del blog se vayan haciendo adhesiones para enviar una carta similar, cambiando sólo los destinatarios y enviarla a todas las gerencias de la provincia y al Sr. Presidente del Colegio de Ciudad Real.

La prescripción inducida nos degrada como colectivo y como profesionales. Nos convierte en burócratas de lujo. Hace que disminuya nuestro tiempo , ya escaso, de dedicación al paciente. Asumimos legalmente, prescripciones que no son nuestras, cuando todos losmédicos pueden y deben tener talonarios en sus consultas para hacer las prescripciones que estimen. El hospital ya ha hecho de esto una costumbre que nos humilla diariamente, ya que los pacientes dados de alta, sobre todo en fin de semana, pasan primero por la farmacia y luego se pasan a por "el vale descuento" a nuestra consulta.

Si somos capaces de dar la batalla de forma sostenida y respetuosa creo que tendremos una buena causa para luchar y "desfacer este entuerto" como diría nuestro noble hidalgo. A él no le importó luchar contra gigantes, aunque en realidad eran molinos, pero el intento lo ennobleció.


La carta dice lo siguiente:

Estimado compañero y presidente:Me pongo en contacto en representación de AMAPU, asociación que como sabes engloba a gran parte de los médicos de Atención Primaria que ejercemos en el medio urbano de Salamanca, para solicitarte, como presidente de nuestro colegio profesional, nos ayudes en relación a alguna de las dificultades que tenemos en nuestro trabajo, y que bajo nuestra perspectiva nos impiden un correcto ejercicio profesional.No es momento para señalarte la prolija problemática, que por otra parte conoces perfectamente y que hemos comentado en alguna ocasión, sino el de exponerte la problemática específica, de un campo circunscrito, dentro del ámbito de la prescripción médica.Con intención de ir directamente al fondo de la cuestión expongo que en nuestras consultas, los médicos de Atención Primaria, transcribimos en recetas oficiales de SACYL, aquellas otras que son prescritas por nuestros compañeros del ámbito hospitalario. Aunque se trata de una situación un tanto heterogénea, en muchos casos son recetas que en el ámbito hospitalario se realizan en formato de papel blanco con membrete de la institución, válidas legalmente para laprescripción (aunque habitualmente no asocian diagnóstico ni duración del tratamiento u otras características exigibles a una prescripción correcta), pero no aptas para ser facturadas a cargo de SACYL en las farmacias. En ciertos casos, corresponden a tratamientos de larga duración, cuya receta oficial inicial administrada en el hospital, debe ser reiterada por nosotros para mantener dicho tratamiento en el tiempo.Los pacientes acuden a nuestra consulta, solicitando que estas recetas sean "pasadas" es decir, transcritas a papel oficial, que es aceptado en la farmacia como un "vale de descuento" para la adquisición de fármacos. Muchas veces, y casi sistemáticamente en el caso de la prescripciónrealizada desde el servicio de urgencias, el paciente acude inicialmente a la farmacia y ha recogido ya el fármaco y lo ha tomado, cuando acude a nuestra consulta "a posteriori", estando ante un "hecho consumado" que no podemos modificar.Desde hace tiempo, por circunstancias complejas que no proceden analizar en la presente carta, los médicos de primaria hemos ido asumiendo esta tarea burocrática, que se ha ido convirtiendo progresivamente en una cada vez más penosa y degradante labor.Nuestro punto de vista, que queremos exponer al colegio, es el siguiente:1. Desde una perspectiva legal, no existe base jurídica alguna para que nosotros como médicos de cabecera, tengamos que duplicar, transcribiendo en papel oficial y a nuestro nombre, las prescripciones realizadas por otros compañeros hospitalarios.2. La transcripción realizada, a la que aludimos en la presente, no se puede considerar como una actividad banal de carácter estrictamente administrativo, sino que representa un acto con implicaciones legales, en cuanto nuestra firma, presente y necesaria para dar validez a la receta,así como nuestro número de colegiado, dan fe de que el firmante asume la responsabilidad legal del acto realizado.3. Por otra parte, la prescripción inducida desde el ámbito hospitalario, contiene con cierta frecuencia fármacos que por su carácter (diagnóstico hospitalario) o por su especificidad relativa a especialidades concretas (oncológicos, hematológicos, etc.), no son utilizados en el ámbito deprimaria, por lo que su desconocimiento nos impide evaluar adecuadamente su utilización, tanto posológica como en posibles interacciones y/o efectos secundarios. Lo anterior supone que cada vez que transcribimos y con nuestra firma avalamos la utilización de estos preparados, realizamos un acto jurídico que no solo no nos compete sino sin respaldo profesional suficiente, con las posibles implicaciones legales que para nuestro ejercicio y persona de ello se pudieran derivar si se presenta algún tipo de complicación.4. En algunas ocasiones -aunque respetando siempre el criterio del compañero- no compartimos la idoneidad u oportunidad de la terapéutica prescrita y a pesar de ello y en contra de nuestra voluntad, nos vemos obligados a violentar nuestro criterio profesional al tener que realizar la transcripción, so pena que el coste económico de aquella sea cobrado íntegramente al paciente.5. Por último, desde una perspectiva no legal, sino profesional, queremos exponer que como término medio unas 2 horas diarias, es decir en torno, a 1/3 de nuestra consulta la dedicamos a esta labor de pasante o escribiente. Esta gigantesca labor burocrática de expedición de "vales dedescuento de fármacos" la consideramos humillante (en cuanto que profesionales cualificados con largos años de formación especializada somos utilizados para una labor de secretariado que puede ser realizada por cualquier personal administrativo). Pero lo más grave y trascendentees que este consumo brutal de tiempo, constituye un factor de primera magnitud que impide que dispongamos del mínimo tiempo necesario para atender con la dignidad personal y profesional que ambos, médicos y pacientes, necesitamos y exigimos. Y todo ello, en un contexto donde la falta progresiva de médicos, hace aún más incomprensible esta utilización inadecuada e ineficiente de un recurso cada vez más escaso y altamente especializado.Por todo lo dicho, y sin querer profundizar más en aspectos que a nuestro juicio son realmente de sentido común, exponemos que la realización de esta actividad nos expone a los médicos de atención primaria a una situación de riesgo legal, nos resta dignidad como profesionales y nosimpide realizar una correcta y digna actividad médica con nuestros pacientes.Así mismo, y de acuerdo a la normativa colegial vigente de los estatutos de la Organización Médica Colegial recogidos e nlos correspondientes al COM de Salamanca (ORDEN PAT/1536/2003, de 3 de noviembre), pensamos que la problemática expresada entra de lleno entre las finalidades que tiene a su cargo el Colegio de Médicos, y ello en los siguientes aspectos:1. Porque el Colegio tiene por finalidad de salvaguardia y observancia de los principios deontológicos y ético sociales de la profesión médica, de su dignidad y prestigio (artículo 5b y 9f), teniendo encomendada la defensa de los intereses profesionales de los médicos colegiados para que estos puedan ejercitar un ejercicio profesional correcto, tanto desde una perspectiva ética como legal (articulo 2) y porque esta representación también se realiza ante la administración sanitaria de Castilla y León (artículo 7 y 9a)2. Porque además tiene como función específica garantizar el cumplimiento de las normas legales sobre receta médica y garantizar su correcto uso y prescripción (artículo 10u)3. Porque entre sus funciones se halla el facilitar y promocionar los servicios que los colegiados puedan demandar (artículo 5g) -especialmente los relacionados con el ejercicio profesional- auspiciando y amparando a las Sociedades Médicas, a su requerimiento (artículo 10z).Como colegiados, queremos exponer al COM que se están conculcando nuestros derechos profesionales, deontológicos y personales al situarnos en una situación de grave riesgo profesional y legal, y situarnos en un dilema de muy difícil solución ética, ya que el no realizar la actividad descrita generaría problemas a nuestros pacientes, que no podemos aceptar.En este contexto difícil y por imperativo personal, profesional y ético, hemos decidido afrontar esta situación irregular, promoviendo que de una forma ordenada y responsable, se dé otra solución a este problema.Inicialmente deseamos que las instancias legales, profesionales y deontológicas, se pronuncien favorablemente respecto a nuestro planteamiento. Este es el sentido de la presente carta. Deseamos que el Colegio como institución, su asesoría jurídica y de forma específica la comisión deontológica se pronuncien y valoren si nuestros argumentos son correctos desde esta triple perspectiva.Posteriormente, si estas instancias corroboran nuestro punto de vista, comunicaremos a la administración nuestra decisión de no realizar esta actividad, para que esta, con la antelación suficiente y de forma ordenada arbitre las medidas necesarias para que dicha labor pueda ser ejecutada de forma alternativa a la actual, sin deterioro de la asistencia y dignidad que deseamos para nuestros pacientes.Aprovecho gustoso esta carta para saludarle cordialmente y felicitarle el nuevo año, expresando mis mejores deseos no sólo para Vd. y sus allegados, sino para todo el colectivo médico de Salamanca al que Vd. representa y yo me honro pertenecer.En Salamanca a 2 de Enero del 2008Fdo. Juan Carlos Olazábal. Presidente de AMAPU

7 comentarios:

doctordiabetis dijo...

Estoy de acuerdo , no somos la secretaria del especialista del hospital ni de la medicina privada.

Vicky.B dijo...

No estoy en absoluto de acuerdo. No sé dónde está la falta de dignidad ni tampoco cual es el transfondo de todo esto.
El paciente es NUESTRO y él está con nosotros inmerso en "procesos" asistenciales donde la intervención de la atención especializada es absolutamente necesaria (a la que nos dirigimos convenientemente, supongo, para resolver un problema de y a NUESTRO paciente), ello lleva consigo un tratamiento que tendrá que ser prescrito (o no) por nosotros para poder continuar vs terminar con el proceso. Nadie nos obliga a mantener una prescripción si no estamos de acuerdo con ella pero sí estamos obligados a atender, a solucionar los problemas de nuestro paciente pasando por la prescripción ("vales descuento" según este Señor). No entiendo qué solución quiere dar: no atender a los pacientes que vengan del hospital, no prescribir (¡que lo haga otro profesional aunque no sea sanitario en aras de la "dignidad")...o mantener una buena comunicación con "especializada" y clima de confianza con el paciente (he supuesto que esto último no). Antonio R. las mujeres embarazadas son pacientes nuestras y las personas que vienen del hospital, derivadas o no por nosotros también. En pleno siglo XXI, intentando unificar "nombres", no entiendo asociaciones de médicos Urbanos...Un saludo

Juan dijo...

DEsde mi punto de ¡vista, el problema es un problema artificial creado por médicos que después de haber tomado una actitud médica con el paciente y habiéndole recomendado un tratamiento son incapaces por pura vagancia de hacer la receta del principio activo como el Sistema Nacional de Salud requiere y especifica que debe hacerse.

Si ese compañero no tiene talonario para expedir las recetas es porque no le da la real gana. Yo he trabajado desde siempre en Hospitales y siempre he cubierto las recetas de los medicamentos que prescribo. Me encargo de solicitar los talonarios cuando se me acaban y nuca he tenido problema alguno al hacerlo.

Sin embargo estoy cansado de ver como muchos de mis compañeros no hacen lo mismo y van solicitando cuando tienen que hacer alguna prescripción de forma urgente que les cubra la receta otro compañero. Son incontables las veces que he cubierto yo las recetas de estos compañeros y nunca jamás se me cayó un anillo por ello, pero lo cierto es que cada uno debe de responsabilizarse de sus prescripciones. Aunque para mi el tema fundamental no es ese, sino simplemente una cuestión de hacer bien las cosas o no hacerlas bien y cargar a otro compañero con parte de tu trabajo por pura vagancia.

Cuando además esa vagancia quita un tiempo precioso al compañero, tiempo del que ya carece simplemente para explorar a sus pacientes, me parece que hacer esto de manera consciente es una pura sinvergonzonería.

Pero insisto, esto es un problema artificial, si todos hiciésemos lo que tenemos que hacer, este problema desaparecería por arte de magia.

Antonio R. dijo...

Creo, vicky b. que has malinterpretado la esencia del artículo. No queremos entrar en conflicto con la especializada sino que cada médico que vea al paciente y decida que requiere un tratamiento framacológico que se lo recete y que no se lo haga en un papel en blanco aunque sea con membrete del hospital y que luego tú le pases la receta. Cadea palo que aguante su vela. Un beso y gracias por opinar. Siguelo haciendo please.

Miguel dijo...

Pues no creo que deba recetar en urgencias hospitalarias. Administro por la via oportuna (a veces parenteral) los fármacos que considero necesarios para resolver la urgencia. En muchas ocasiones proporciono al paciente fármacos en mano para las próximas horas (sobre todo si es de madrugada). Pero recetar, nunca.
Además, eso de la vagancia me hace mucha gracia, porque al final, en urgencias del hospital estoy viendo faringitis, hombros dolorosos de meses de evolución, resfriados comunes, y demás patología que corresponden claramente al ámbito de la Atención Primaria.
Saludos.

Ramón dijo...

Creo que cada uno a su manera lleva razón.
Los médicos de hospital deben hacer la primera receta del paciente dado de alta de ingreso hospitalario o visto en consultas externas. Si no lo hacen están obligando al compañero del centro de salud a ser su secretario, y al paciente a hacer un recorrido absurdo para obtener el "vale de descuento".
Pero también es importante meditar acerca del uso en urgencias de hospital de recetas, que pueden servir de reclamo e incrementar la picaresca del que se salta los circuitos para acudir a urgencias y salir con "todo hecho" de patologías que no son urgentes.
Soy el Presidente del Colegio de Médicos y si planteáis el problema oficialmente intentaré ayudaros. Trabajo en hospital y soy consciente del problema.
Saludos.
Ramón Garrido Palomo

Antonio R. dijo...

Gracias Dr. Garrido por su comprensión y apoyo. Creo que esa es la línea que desde este blog defendemos: la colaboración máxima entre niveles para dar la máxima calidad asistencial, dentro de las posibilidades que ofrece el sistema sanitario público.
Miguel: Te agradezco tu comentario, pero debo decirte que yo no hablo de las competencias de cada nivel:creo que el 60% de la patología del servicio de urgencia hospitalario debería atenderse en primaria.También a veces se da de alta a pacientes que deben ser reenviados por mala valoración en Urgencias, pero insisto que no es ese el tema,sino que si el paciente es visto en el hospital y el médico responsable cree que debe seguir un tratamiento farmacológico debería darle monodosis hasta ser visto por su médico de familia ó extender la primera receta, para evitar responsabilizar a otro compañero de esa prescripción concreta.¿Cuantos Tavanic prescritos de forma innecesaria? ¿Existe el omeprazol (no el pantoprazol) en la mente del médico de Urgencias y sabe que es el medicamento de elección y que tiene evidencia publicada pra la gastroprotección y que es la más eficiente?,,,,. Gracias sinceras por leernos y participar.