Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

martes, 8 de julio de 2008

Arbitrariedades

Me cuentan que en una reunión de responsables de unidades docentes se anunciaron algunos cambios en la próxima convocatoria MIR que me parecen relevantes.

Lo más importante es que, al parecer a partir de la próxima convocatoria, se va a exigir renunciar previamente a la plaza de la especialidad que se está cursando en el momento de la inscripción para hacer el examen, de tal manera que el que quiera cambiar de especialidad tendrá que asumir el riesgo de perder la que tiene y el de estar varios meses sin trabajar (y sin cobrar). Por lo visto hay gente preocupada porque está habiendo muchos cambios y hay servicios que se quejan, y también porque la gente huye de ciertas especialidades y las abandona si puede.

Esto me parece una barbaridad. Primero porque es un agravio comparativo tremendo con otras generaciones de médicos que sí pudieron cambiar o trasladarse de hospital con más facilidad (quizá esto lo hicieron algunos de los que han decicido esta medida). Segundo porque supone cerrar la puerta a compañeros que ya lo han tenido muy dificil desde la selectividad, para que busquen la especialidad que más les atraiga o en la que se sientan más cómodos o en la ciudad que más les guste o en la que han conocido a la persona que les gusta. Muchas veces no es fácil conseguir esto a la primera, ni siquiera a la segunda. Y es razonable que pueda conseguirse estudiando y presentándose al año siguiente o cuando se quiera mientras se cursa otra especialidad alternativa. No se hace daño a nadie, es enriquecedor desde el punto de vista profesional y el trastorno para los servicios es un problema menor.

También, al parecer, se va pedir una nota mínima para aprobar y tener plaza de residente. Esto, en un primer momento, puede parecer razonable. Puede parecer injusto que ahora sea tan fácil hacer una especialidad cuando antes estaba tan dificil. Pero si se piensa bien también es irracional. Sobre todo porque faltan médicos en este país y, con título o no, esos médicos con notas bajas van a ser contratados sin formar y van a atender pacientes. Creo que si hay plazas, aunque hayan hecho un mal examen, hay que dejarlos que aprendan y formarlos bien, en eso es en lo que habría que esmerarse. Eso es bueno para la sociedad, para ellos y para el prestigio de todos. A todos debía interesarnos mejorar la formación de los que en principio lo puedan estar menos , sobre todo cuando hay recursos para hacerlo.

Nuestra profesión en este pais se está convirtiendo en una carrera de obstáculos larga, arbitraria y antipática, que acaba con el mejor de los entusiasmos. Uno no sabe quien decide ciertas medidas, no lee ningún razonamiento para justificarlas, no puede intervenir en ningún caso en el debate con argumentos. Solo las sufre. Y lo peor es que casi nadie se rebela. Estamos resignados.

Sin embargo creo que si estas medidas se van a poner de verdad en marcha habría que rebelarse, utilizar la red u otros medios para intentar revertirlas. Nos va en ello literalmente el futuro y la felicidad de muchas vidas. Creemos una marea que diga que no.

3 comentarios:

Dr. Bonis dijo...

La medida de exigir renunciar a una plaza para volver a presentarte no parece tan arbitraria si tenemos en cuenta el objetivo real del sistema MIR: la gestión de los recursos humanos para el sistema público de salud.

En el MIR lo que prima es "la mano de obra". Tanto mano de obra barata mientras eres resi como mano de obra suficiente (y por tanto barata) cuando eres adjunto.

Al sistema no le interesa que te cambies de especialidad a mitad de camino (porque dejas de hacer guardias). Lo importante es que el Resi saque trabajo, lo de que se forme bien o mal es lo de menos.

Yo por ejemplo hice R1 en un hospital (Alcalá) y dadas las pésimas condiciones de docencia me volví a presentar al MIR y solicité plaza de familia en otro hospital de Madrid. Un Real Decreto me permitía solicitar la convalidación del primer año... ¡pero la Comisión Nacional de la Especialidad me la negó!.

Tuve que hacer un recurso de alzada con ayuda de un abogado, y aún así fue difícil, tardaron 1 año en aceptar la convalidación y al final lo hicieron porque sabían que legalmente tenían todas las de perder.

Pero igual cuando se trata de contratar médicos en primaria. Que el médico esté bien formado o no da lo mismo. Lo importante es que haya un tipo sentado en la consulta firmando papéles (y por tanto asumiendo la responsabilidad). La calidad es lo de menos.

Solo así se explica que los políticos planteen cosas como que los R4 pasen consulta como adjuntos, se contraten a médicos extranjeros sin el título de médico de familia, se planteen contratar médicos extranjeros sin el título homologado o se contrate a recien licenciados en medicina españoles para pasar consultas de primaria en sitios como Andalucía.

Anónimo dijo...

No sigo tu reivindicación y mucho menos lo de la marea. Hay puntos en los que habría que detenerse: que haya una nota para aprobar el examen parece lógico ¿no?, ¡digo yo!, de no ser así que no haya examen, menos gasto. El sistema MIR es como es y el hecho de elegir una determinada plaza supone, al dejarla, que ésta quede vacante durante todos los años siguientes...una vez más no te sigo.¡Un guiño a Anna Gavalda!

Juan Jose Bilbao Larrañaga dijo...

Estoy con el "Bonis".
Esto cada día se parece mas a un colegio de curas, cuando debiera ser como un instituto de los 70.
La movida no vale la pena, la goleada la sufrimos con el nuevo programa y los cuatro años.
A nadie puede contagiar de gusto nuestro trabajo de burócratas y nuestras condiciones laborales, salvo a los "desesperados".