Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

sábado, 27 de diciembre de 2008

Un mundo al revés.........¿es posible?


Cada día estoy más convencido de que la Medicina de Familia es ,junto a la Medicina Interna,la portadora de los valores de la medicina clásica. A veces hago un ejercicio de fantasía y me intento imaginar el caos en que las superespecialidades se sumirían si de repente no pudieran contar con la ayuda de la alta tecnología ,que a menudo malutilizan ,al no emplearla de forma dirigida, tras una buena anamnesis y exploración física. Para muchos de estos superespecialistas,tan cotizados y con tanto ego hipertrofiado, de hecho ya no emplean la anamnesis y la exploración. Tan sólo preguntan el motivo de consulta para rellenar uno de los item de la historia y a continuación tiran de pruebas complementarias para orientarse en su "ceguera funcional".

Los enfermos, que pagan un alto precio por estas exploraciones , a menudo injustificadas,son los que con el tiempo más aprecian el valor de la escucha activa, del apoyo narrativo,de la solidaridad emocional y de la asertividad como los grandes valores del médico que ,según las encuestas , les gustaría tener y que más aprecian: elmédico de lo global, que no les vé como un órgano enfermo,ó como una enfermedad fuera de una persona,y que se preocupa de sus miedos y sus angustias ante lo que pueda representar una enfermedad que puede amenazar sus expectativas y su modo de vivir. Un médico , que cuando el supertecnificado especialista haya dicho que ya no hay nada que hacer, le coja lamano ó le toque suavemente en el hombro y le diga que siempre puede hacerse algo, aunque sea , como decía Letamendi:aliviar a menudo y consolar siempre.


Nuestro admirado Antoine de S. Exupery, autor de El principito, lo resumió muy bién cuando escribió de forma visionaria:

"Yo creo que llegará el día, en que el enfermo se abandonará a las manos de los médicos.Sin preguntarle nada, estos médicos le extraerán sangre,calcularán algunas variables,multiplicarán unas por otras,curarán a este enfermo con sólo una píldora.Sin embargo, si yo caigo enfermo,me dirigiré a mi viejo médico de familia.El me mirará en el ángulo del ojo,me tomará el pulso,me palpará el vientre,me auscultará.Después toserá, prenderá su pipa,se frotará el mentón,y me sonreirá para calmar mi dolor.Desde luego yo admiro la ciencia,pero también admiro la sabiduría"

Antoine De Saint Exupery . París, Abril de 1936


De la misma manera se expresaba E.Menendez en su libro:"Morir de alcohol, saber y hegemonía médica" publicado en Alianza editorial,en Méjico en 1988 y que dice así:

“El modelo que es hegemónico en nuestras sociedades, tiene como características ser biologísta, ahistórico, curativo, pragmático y será controlado por un experto que de forma casi impersonal administra un conocimiento a quien se ubica en el rol de paciente.”


Laurence Brandt, uno de los médicos norteamericanos mas brillantes y reconocidos por su excelencia profesional e intelectual, en un artículo titulado “ Estrechar la mano es a menudo tan importante como examinar al paciente ”, escribe: “ la práctica de la medicina se encuentra en un estado lamentable ”, “ los pacientes son abrumados por una sobrecarga burocrática de sistemas de salud, oprimidos en sus elevados costos e insatisfechos por sus médicos. ¿ No es una paradoja ?, agregar que en este momento, en que se han logrado grandes avances en la medicina aclarando muchos misterios de las enfermedades del ser humano, el descontento, irritación y desconfianza de los pacientes hacia sus médicos haya alcanzado un nivel nunca visto en nuestra disciplina ”.


Curiosamente el gasto sanitario , que deciden nuestras autoridades ,desde el Gobierno de la Nación hasta el de las C. autónomas, invierten el 80 % del presupuesto en los Hospitales. Y por otra parte no se enseña nada de esto en las Facultades , por lo que el error en la educación médica es parte de la causa de la crisis en la Medicina.


De todas formas no podemos hacer recaer la responsabilidad sólo en los políticos, cada uno es responsable ante sí mismo y ante sus pacientes de lo importante en nuestra profesión : ser testigo y apoyo de la condición humana y apoyar al hombre doliente en su compleja condición biopsicosocial y espiritual.

El profesor Spiro expresa: “ alguna vez los médicos cultivan su único obsequio: ser testigos de la condición humana. Poseían tiempo para escuchar, desde que había tan poco que hacer. Teniendo a su lado a los pacientes cuyas vidas compartía, a menudo los comprendía mejor. Ahora, los enfermos viven aparte y los médicos tratan de ser tan objetivos, quizás tan distantes como sea posible, aunque la sociedad clama por una más estrecha relación entre médicos y pacientes ”. Concluye expresando que: “ Fuerzas externas demandan rapidez que atenta contra la recompensa de un cuidadoso y atento escuchar. "
En esto,comoen tantas otras cosas , un mundo al revés ,es posible y necesario, pero curiosamente también necesitamos personas ( incluidos políticos) que le echen coraje y respondan con imaginación a este clamor , que cada día irá creciendo en intensidad.

7 comentarios:

Juana dijo...

Es que la tecnología "pone" a todo el mundo, un Tac, una resonancia, cualquier medicamento cuanto más caro mejor ...... hemos perdido el norte todos, y urge recuperarlo.
Los ingenieros hemos tomado "sibilinamente" el poder ..... y parecemos "El Tio Gilito".

Zumo de Tang dijo...

Me encanta como escribes pero más aún me apasiona que exista gente como tú.

Eres un modelo a seguir para mí...

Anónimo dijo...

Sinceramente, y desde el cariño, la "demonizacíón" del especialista (aunque, que yo sepa, todos lo somos, no?) frente al médico de Atención Primaria me parece cuanto menos ridícula. Generalizar que los especialistas "pasan" de sus pacientes y los únicos que los exploran, los escuchan y los tratan "como dios manda" son los MAP es algo que se cae por su propio peso. Yo, como oncólogo médico, he visto un enorme número de pacientes que son continuamente ignorados por su MAP, recibiendo de él como única respuesta "pregúntele al oncólogo", aunque sea por la más nimia de las quejas. ¿Y generalizo este hecho a todos los MAP? Por supuesto que no, no es lógico ni justo, en todos los lugares hay buenos y malos profesionales, tanto en los hospitales como en los centros de atención primaria. No creo que este "enfrentamiento" beneficie a nadie, ni que tenga razón de ser. Un saludo.

Anónimo dijo...

Te olvidas de la Geriatría y la Pediatría, como otras especialidades con enfoque global del paciente.

Me parece maniquea la opinión: médico general bueno, especialista malo.

Al igual que el último participante, conozco muchísimos médicos de Atención Primaria pésimos, horribles, que no exploran, ni miran una garganta, ni palpan una barriga, a la mínima que no controlan una diabetes la envían a Medicina Interna, ante cualquier dolor torácico (en joven sin factores de riesgo, dolor de pared torácica) envían al hospital sin auscultar, sin explorar; etcétera, etcétera. Sin embargo, no todos los MAP son malos. La MAP es necesaria, aunque, eso sí, menuda peazo de reforma necesitas.

Tona dijo...

Comparto la opinión de los dos comentarios anteriores, soy enfermera comunitaria y trabajo en atención primaria. Valoro mucho el buen trabajo de mis compañeros pero no todos los médicos de familia son perfectos o como se describen aquí.

Desde mi punto de vista el médico de familia es el que conoce (o debe conocer) más al paciente, su entorno, familia, trabajo, etc. Y por esto mismo realiza una atención integral. Pero esto no significa que los especialistas antepongan la tecnología a la atención humanizada de la medicina, quiero decir centrada en el paciente. Por suerte tenemos muchos médicos especialistas que saben trabajar de otra forma diferente a la que marca la presión de la estructura sanitaria y de la misma sociedad. Creo que los pacientes lo saben y lo valoran.

Antonio R. dijo...

GRacias por todos los comentarios a este post.
Cuando digo superespecialistas, lo hago sin ánimo despectivo , muy al contrario , creo que muchos son excelentes en su trabajo, y conozco extraordinarios especialistas que también aplican una buena dosis de humanismo en sus trabajos de cada día, de lo cual me alegro y animo a perseverar en esa línea, pero creo que , desafortunadamente , no son mayoría , desde mi punto de vista son islotes en el mar proceloso de la tecnología y al resto , la mayoría, no les vendría mal hacer algún curso de comunicación centrada en el paciente. Por supuesto también hay Médicos de Primaria que no utilizan habitualmente la empatía en su trabajo diario, lo cual también es una aberración.
Comparto la opinión respecto a la Geriatría y la Pediatría. Mis disculpas al respecto por el lapsus.
En realidad lo único que pretendía era sensibilizar sobre el tema de la tecnificación excesiva de nuestro trabajo en detrimento de los valores humanisticos que la han sustentado siempre.
Pero siempre habrá médicos de verdad y´técnicos con un título de médico. Independientemente de donde trabajen ó la especialidad a la que se dediquen.
Gracias ,de verdad , por vuestros comentarios , me hacen reflexionar.

José Luis Contreras Muñoz dijo...

Excelente post,por dos razones,una porque escuchar es la clave de un buen médico y los generalista cultivamos más esa condición y dos dar la mano es increible lo bien que le hace al paciente,muchas veces he quedado con la mano estirada...me dicen ,es que los otros médicos no acostumbran a dar la mano.....