Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

viernes, 12 de junio de 2009

El Dinero produce Alzheimer.


Pués sí, ya sabíamos que las principales causas conocidas de la E. de Alzheimer son la edad y los antcedentes familiares , pero desconocíamos esta nueva hipótesis según la cual no hay nada mejor para producir olvidos que el poder del dinero. El paradigma a estudio es el caso del reaparecido Florentino Pérez, que para hacer olvidar su oscuro pasado ha aturdido a la masa social del club y pretende hacerlo con el resto del personal a base de gastarse una cantidad indecente de dinero con sólo dos fichajes ,que para hacerse una idea , multiplica por 10 lo que el Gobierno destina anualmente a la lucha contra el Sida.
Florentino Pérez es el nuevo faraón ,que echó a Del Bosque después de ganar 2 Champión , varias Ligas y hasta una Copa Intercontinental ,pero que nació en Salamanca y eso no era galáctico,y que dió los mandos del equipo a los jugadores y no al entrenador de turno, que por eso forzó la dimisión de Camacho, porque aquí el que decide a quién se ficha es él, no el entrenador. Y si un jugador ha costado esa pasta no puede estar en el banquilo, eso es para los de la cantera....
Y digo yo que algo tendrá que ver en la actual situación penosa del Madrid. Pero ya se sabe ...........poderoso caballero es Don Dinero que de verdades hace mentiras y de mentiras hace verdades. Y luego decimos que somos una sociedad moderna. Nos venden la misma moto vieja con una buena mano de pintura reflectante y el personal le aplaude y le sigue.
¡Anda, pués pasa también en Medicina con muchos de los que llaman "expertos" y nos venden tratamientos que sólo aguantan "una temporada", pero ,eso sí, con el patrocinio de un buén puñado de pasta!
¡Anda y pasa con los políticos de turno que se gastan una pasta en inversiones e incentivos absurdos y después del experimento fallido los recolocan en otro puesto de alta responsabilidad sanitaria, porque la Salud no tiene precio,oiga!