Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

jueves, 31 de diciembre de 2009

El Orgullo de ser Médico

Aunque esto sucedió a pricipios del año que ahora termina,

Extracto este párrafo que suscribo plenamente:

" Confianza, honestidad y compromiso eran conceptos a incorporar en la formas de pensar y actuar de un profesional. La confianza es aquello que te habilita para hacer las cosas con más personas y con mejores resultados. De esta forma, trabajar en equipo multiplica
los talentos individuales.
La honestidad te permite delimitar de forma clara cuales son las fronteras de la tolerancia y de la ambigüedad.
El compromiso con los demás y, especialmente, con las poblaciones vulnerables te capacita para ver en la desgracia del otro lo que podía haber sido tu propia desgracia y te da la oportunidad de mostrar en tu forma de actuar como te gustaría ser tratado cuando esa desgracia llegue a tu vida. Es el llamado principio de reciprocidad. Esos tres valores caracterizan a un buen profesional y a un profesional bueno".
Y en otro párrafo extraordinario dice:
“Los rostros de alivio de los pacientes tras oír las palabras terapéuticas de un médico tienen un valor extraordinario, que escapan de cualquier métrica económica, y que constituyen por sí solos una recompensa para aquellas personas que continúan formándose cada día para dar lo mejor de sí mismos a sus pacientes”

Admiro al Dr. Jovell desde hace tiempo, su entrega y su valor cuando ha tenido que enfrentarse a la enfermedad, y leyendo este texto, me he visto dibujado en mis ilusiones y anhelos, en mis sueños de adolescente cuando me imaginaba que un día llegaría a ser médico para intentar cuidar a los que lo necesitaran.

Hay una frase suya que me encanta y que considero plenamente vigente en nuestra era actual de adoración a la curación y de la negación del sufrimiento :“Los pacientes queremos que nos cuiden. Yo ya acepto que no me curen, pero me costaría aceptar que no me van a cuidar

Siendo médico de pueblo, que por entonces no entraba en mis planes por desconocimiento, mis sueños se han hecho realidad y ejercer la medicina en el medio rural , tiene unos alicientes y un encanto que espero transmitir a todos mis residentes y compañeros , para que no perdamos nunca .....EL ORGULLO DE SER MÉDICO.
¡Feliz año a todos!