Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

lunes, 7 de diciembre de 2009

La "Vida Líquida "actual


Zygmunt Bauman (*Poznań, Polonia, 1925) es un sociólogo polaco que enseñó filosofía y sociología en la Universidad de Varsovia antes de verse obligado a irse de Polonia en 1968 a causa de la política antisemita desarrollada por el gobierno comunista después de los sucesos de marzo de 1968. Posteriormente a su purga de la universidad de Varsovia, ha enseñado sociología en países como Israel, Estados Unidos y Canadá.
Desde 1971 reside en Inglaterra. Es profesor en la Universidad de Leeds de ese país y es el autor del concepto llamado "Vida líquida" para referirse al estilo de vida actual , que tiene escasa forma y duración (por eso lo de líquida).

Según sus planteamientos, en la modernidad líquida el único valor referenciado es la necesidad de hacerse con una identidad flexible y versátil que haga frente a las distintas mutaciones que el sujeto ha de enfrentar a lo largo de su vida.


En el prólogo de Modernidad Líquida puede leerse un pensamiento de Paul Valery (lo que indica que todo está ya inventado) en el que se dice:

"La interrupción, la incoherencia y la sorpresa son las condiciones habituales de nuestra vida.
Ya no toleramos nada que dure. Ya no sabemos cómo hacer para lograr que el aburrimiento dé
fruto.
Entonces, todo el tema se reduce a esta pregunta: ¿la mente humana puede dominar lo
que la mente humana ha creado?"

Los fluidos, por así decirlo, no se fijan al espacio ni se atan al tiempo. Es la cualidad de los líquidos y de los gases, que , bajo presión , modifican su forma y la cambian constantemente.
¿Os suena como una buena metáfora de nuestro contexto social actual?
"Los fluidos se desplazan con facilidad. “Fluyen”, “se derraman”,“se desbordan”, “salpican”, “se vierten”, “se filtran”, “gotean”,“inundan”, “rocían”, “chorrean”, “manan”, “exudan”; a diferencia de los sólidos, no es posible detenerlos fácilmente –sortean algunos obstáculos, disuelven otros o se filtran a través de ellos, empapándolos–. Emergen incólumes de sus encuentros con los
sólidos, en tanto que estos últimos –si es que siguen siendo sólidos tras el encuentro– sufren un cambio: se humedecen o empapan. La extraordinaria movilidad de los fluidos es lo que los asocia con la idea de “levedad”.
¿Qué es para Bauman, el consumo? : “El síndrome consumista –subraya– exalta la rapidez, el exceso y el desperdicio.” El destino obligado de todo objeto de consumo (aun cuando se trate de vidas humanas) no es otro que el “vertedero”, el tacho de la basura. Pasada la fecha de caducidad (o incluso antes), no queda otro remedio que deshacerse de él (regla de oro de la vida moderna líquida: la breve vida útil de las cosas).
Así que , si esto es cierto, además de otras consideraciones, hace del copago una mala solución a la hiperfrecuentación en nuestras consultas. Y habrá que reorientar las decisiones y las psicoterapias..... Habrá que .....pensar y las soluciones no son fáciles.

3 comentarios:

José Manuel Brea dijo...

Pues yo creo lo contrario, Antonio; que el copago es eficaz contra el consumismo sanitario (especialmente de los hiperfrecuentadores), porque actúa precisamente sobre la rapidez (el apresuramiento que impide la calidad), el exceso (de demanda) y el desperdicio (de medicamentos). Países europeos con tradición de servicio social (especialmente los nórdicos) lo tienen y muchos cubren parte de la asistencia dental, que aquí ha de hacer frente el usuario al 100% (asombrosamente, nadie pone el grito en el cielo). Pero como no todo es blanco ni negro, habría que contemplar la situación laboral y la de enfermo crónico, así como plantearse el “adecentar” las pensiones, sin olvidar la necesidad de revisiones para combatir el fraude (que lo hay, y mucho).
Te dejo el enlace al interesante artículo “Un panorama de la contribución financiera del usuario sanitario en Europa”:
http://www.fundaciocampalans.com/images/noticias//Capitol%203.pdf
Lo dicho, ni todo es blanco, ni todo es negro. Un saludo desde Gallaecia.

Antonio R. dijo...

Gracias por comentar J. Manuel. He leído el artículo que citas , de la U. Pompeu Fabra y, aunque , como indicas, los paises nórdicos sí que lo tienen implantado, yo no tengo tan claro su utilidad para los fines que queremos en nuestro sistema sanitario. No creo que tenga impacto sobre la rapidez en la consulta porque si el usuario paga, se creerá con derecho a estar todo lo que estime necesario y lo exigirá en muchos casos. No creo que tenga demasiado impacto en el exceso porque ó bién se podrá dar el gusto de pagar si el copago no es muy caro (hay paises que cobran menos de un euro y otros hasta 5 ó 10 euros) ó bién hará más demandas en una misma consulta para evitar tener que volver a plantearlas en otra visita. Y en cuanto al desperdicio en medicamentos , es posible que sí fuera eficaz , si se obliga a pagar algo a los pensionistas pero , como muy bién apuntas, eso exigiría reformar el sistema de pensiones, detectar bolsas de fraude....
De todas formas, hasta hace poco tiempo yo también he defendido el copago en foros públicos , congresos y reuniones, pero la posible inequidad en la asistencia a enfermos sin recursos , me hace estar ,de momento , en contra. Pero estoy dispuesto a cambiar de idea si los argumentos y los hechos me desmontan mi opinión. Un saludo balsámico desde La Mancha.

MiAnestesista dijo...

Creo que un sistema no es desechable sólo porque puede crear problemas. Eso lleva al conformismo. Hay formas de controlar el copago y funcionan en otros paises. ¿Porqué aquí no?. Si hay pacientes que no pueden afrontar el copago, se les devuelve el dinero.
¿Es copago lo que hacemos cuando ponemos una moneda en un carro en un supermercado? Si se hace buen uso del carro, luego te devuelven la moneda. Si te lo piensas es una tontería, 50 centavos por un carro que seguro que cuesta más. Por 5 euros tienes una flota de carros en tu casa. Pero una medida tan absurda hace que todos tengan carros en el supermercado, y nadie se los lleva a su casa. Sólo puedo decir que es una medida original. ¿Falta originalidad en la gestión médica?.