Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

miércoles, 20 de octubre de 2010

¿PODRIAS ESCUCHARME?


Los expertos en comunicación están de acuerdo en que el órgano más importante para la comunicación es EL OIDO y no la lengua. Al fin y al cabo la naturaleza ha sido sabia y por algo nos ha dado dos oidos y una sóla lengua. Seamos ,pues, coherentes y pongámoslo en práctica cada día en la consulta, si queremos dialogar con nuestros pacientes.


He rescatado este texto de un Autor Anónimo que expresa perfectamente la importancia de saber escuchar:

PODRÍAS ESCUCHARME...?

Cuando te pido que me escuches

y empiezas a darme consejos, no haces lo que te pedí.

Cuando te pido que me escuches

y empiezas a decirme el porqué yo no debería sentir de esta forma, tú estás metiéndote con mis sentimientos.

Cuando te pido que me escuches

y tú sientes que tienes hacer algo para solucionar mi problema, tú me estás fallando, por extraño que parezca.

¡Escúchame! Lo que yo te he pedido es sólo que me escuches, no tienes que hablarme, ni hacer nada. Sólo escúchame.

Dar consejos es barato, lo consigues en cualquier programa de radio o televisión.

Yo puedo hacer por mí mismo. Yo no soy un inútil. Quizás estoy desanimado o cansado, pero no soy incapaz.

Cuando tú haces algo por mí que yo puedo hacer por mí mismo, tú estás contribuyendo a mi sensación de miedo y de no estar bien.

Pero cuando tú puedes aceptar el simple hecho de que yo sienta lo que sienta no importa cual irracional fuera, entonces yo puedo parar de querer convencerte y usar mi energía para explorar lo que hay detrás de mis emociones. Cuando esto está claro las respuestas son obvias y yo no necesito consejo.

Los sentimientos irracionales tienen sentido cuando entendemos LO QUE HAY detrás de ellos.

A lo mejor es por esto que las oraciones a Dios funcionan, pues Dios es mudo y no trata de dar consejos para arreglar situaciones.

El/Ella simplemente escucha y te deja hacer tu trabajo solo. Por tanto, por favor, sólo escúchame.

Y si quieres hablarme, espera un minuto a tu turno y yo te voy a escuchar.


3 comentarios:

Violeta dijo...

Aaayyy!!!
El difícil arte de saber escuchar....dos oídos y una boca, por algo será.

Antonio R. dijo...

Eso mismo digo yo , querida Violeta.

Dra. Cole dijo...

Muy bueno el post (y el blog!), es verdad que saber escuchar es un arte que todos deberíamos intentar cultivar...!

Un saludo