Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

viernes, 14 de enero de 2011

Doce Meses Doce Causas . Enero: Una Persona Una receta

- Junto a otros profesionales interesados en que la Atención Primaria salga  a flote a pesar de las turbulencias  y de ir siempre  con viento  en contra, voy a ir insertando cada mes  una entrada para   contribuir, modestamente,  con la iniciativa 12 meses : 12 causas, que busca   difundir Doce Claves para mejorar la Asistencia del Primer Nivel. Este mes la Causa elegida es el  que hace alusión al absurdo, mantenido por todas las Administraciones de hacer un monton de recetas a un paciente  , en vez de una sola donde  se incluya la prescripción y su duración.
Gracias a los autores de la iniciativa: C. Benedicto, V. Baos, Luis Lozano, Carlos Fernandez, J. A Gonzalez y tantos otros que con su labor desinteresada , ayudan a mantener la esperanza en que nuestra amada A. Primaria pueda mejorar y  por  su contribución a que la Atención Primaria recupere  parte de la Dignidad perdida

Y junto a mi amigo A. Gallardo en su magnífico blog, , contribuiré a dar esta campaña a conocer:

  ENERO: UNA PERSONA     UNA RECETA
Cada día, miles de personas son atendidas en los centros de atención primaria de toda España. Muchos de ellos saldrán de la consulta con un tratamiento específico que, en muchos casos, incluirá medicamentos que tendrán que tomar durante un tiempo breve o de forma crónica.
Actualmente, en la mayoría de las consultas, la prescripción de un medicamento conlleva realizar una receta para cada envase. Esta tarea, repetitiva en muchos casos mes tras mes, consume una gran parte del tiempo de los profesionales, tiempo que no puede ser empleado en atender mejor a los pacientes. Además, condiciona la comunicación con el paciente y no aporta nada desde el punto de vista clínico.
El reciente decreto que viene a regular la receta médica no ha modificado lo que distintas sociedades científicas y grupos de profesionales reclamábamos desde hace muchos años: la simplificación y la interoperabilidad del sistema de prescripción. Una receta que incluya todos los medicamentos prescritos que permanecen activos (receta multiprescripción), común y universal, que pueda ser actualizada en todas las comunidades autónomas, en cualquier centro sanitario y por cualquiera de los profesionales autorizados que estén involucrados en la asistencia sanitaria del paciente concreto. Además, el nuevo modelo debiera haber favorecido el uso de herramientas que nos ayudaran a evitar los errores de medicación y permitirnos incluir más información para el paciente.
El fondo de esta cuestión radica en que actualmente la receta está centrada en la facturación de los medicamentos, es decir, el proceso de gestión de la prestación farmacéutica entre la administración sanitaria y las oficinas de farmacia. Este hecho tradicionalmente ha lastrado cualquier reforma que permita un cambio real.
Para que la prescripción de medicamentos sea un elemento sencillo en la relación y comunicación entre un profesional y su paciente, cada persona debería salir de la consulta con una hoja-receta donde se incluyan los tratamientos recomendados y el tiempo de uso: así de simple, así de fácil, así de seguro.
Una persona, una receta, en un mismo documento. No dejaremos de pedirlo. Es mejor para todos.