Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

martes, 28 de junio de 2011

Los Médicos de familia no queremos ser héroes

“La existencia humana es riesgo y aceptación del riesgo. De aquí el carácter de prueba que tiene la
vida humana, y por ende toda situación desde la cual se espera”.
Pedro Laín Entralgo

 Hoy ha sido uno de esos días en que tienes que tomar decisiones difíciles sobre si envías al hospital un enfermo de insuficiencia  renal crónica terminal ,  ó  hablar con una hija sobre el pronóstico vital de su madre aquejada de una neoplasia pulmonar avanzada, con metástasis diseminadas  y que sin embargo   te  pregunta, con los ojos muy abiertos: mi madre ¿se curará verdad?,  .....ó un bebé con toxoplasmosis congénita que convulsiona casi a diario y  cuya abuela te lo trae ,angustiada  (como es natural) por un proceso febril...... Todo eso y muchas más cosas pasan cada día en las consultas de Atención Primaria en este país. Sí, existe vida y enfermedad  fuera  de los hospitales.Yo diría que una dimensión de la enfermedad es aquella que se vive en la comunidad donde uno está integrado , de la que forma parte . Y ahí es donde se manifiestan en toda su  plenitud, las preocupaciones, angustias, ansiedades y todo lo que acompaña a la vivencia de la enfermedad por parte del paciente y su familia.


  La Atención Primaria necesita una apuesta firme por parte de los políticos para que no se quede lastrada para muchos años y que vuelva a depender sólo del voluntarismo de unos pocos abnegados que se empeñan en cuidar y ayudar a estos enfermos donde tienen que pasar la mayor parte de sus vidas: en la comunidad.

4 comentarios:

José Manuel Brea dijo...

Habrá que esperar (¿?), amigo Antonio, a que lleguen al poder políticos de verdad, reales como los de la democracia que se reclama. Mientras tanto, toca seguir cargando con ese otro peso –no médico– que nunca debimos haber aceptado sobre nuestros hombros, porque -¡ay!- ya se ha vuelto costumbre.

Antonio R. dijo...

ESperaremos amigo mío, espero que no se haga de rogar. Un saludo

Anónimo dijo...

Cuando llegue ese día avisadme que vuelvo. Mientras tanto me largo de la primaria.

Jose Antonio dijo...

Es el comentario que llevamos haciendo desde hace años, atendiendo con profesionalidad y empatía a nuestros pacientes, y esperando que venga el "politico mesias" para mejorar esto.
Mientras tanto cada vez nos ponen mas programas y veo que con el paso de los años cada dia tengo un minuto menos para empatizar con la gente.