Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

viernes, 18 de mayo de 2012

Respondiendo a la Hijoputez (2) . El Artículo 10.1 de la Constitución Española

-  Una de las consecuencias de lo que ayer aprobó el P.P (imponiendo el rodillo de su mayoría absoluta) en el Parlamento Español es la No asistencia a los inmigrantes  en situación irregular salvo casos de urgencia ó en caso de embarazo , parto y puerperio.
     Además de la Objección de conciencia, consagrada por el T. Constitucional y por el Código Deontológico de la profesión Médica , existen sentencias del T. Constitucional que recuerdan el artículo 10.1  de la Constitución Española  a este respecto  y  que garantizan la paz social:
  
Constitución Española
Artículo 10
1.La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre
desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son
fundamento del orden político y de la paz social.
2.Las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la
Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de
Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias
ratificados por España





 El Tr. Constitucional tiene declarado en varias sentencias, que la dignidad de la persona "como fundamento del orden político y la paz social" , obliga a reconocer a cualquier persona, INDEPENDIENTEMENTE de la situación en la que se encuentre, aquellos derechos contenidos  en las leyes como fundamentales. 

Así pués, otro argumento más para que El Defensor del Pueblo, los Gobiernos Autonómicos, los Sindicatos...   utilicen el Recurso de Inconstitucionalidad   para parar esta  tropelía  legitimada en el Parlamento por un partido político que no llevaba esto en el programa con el que fué elegido y que aunque lo hubiera llevado , parece , según muchos juristas  han opinado,  que conculca derechos fundamentales consagrados en nuestra Carta Magna.
  El Tribunal Constitucional tiene la última palabra.
 Pero no olvidemos que podemos hacer mucho , para empujar en esa dirección y derribar las aberraciones de este R. Decreto. La soberanía reside en el pueblo ¿no?