Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

martes, 11 de septiembre de 2012

Descanse en Paz la Estrategia AP- 21

- En una de las páginas de Acta Sanitaria  se hacen eco del Obituario de la Estrategia AP 21 que ha realizado Juán Simó.
   Este esperpento se nos vendió por el Ministerio de turno en el año 2007 como la respuesta de los Gobiernos Autonómicos a la siempre precaria financiación de la A. Primaria. Algunos ya entonces no nos creimos casi nada , pero había que dar tiempo al tiempo y hubiéramos estado encantados de equivocarnos.
 Aún hoy ,todavía cuelga en la página del MInisterio la dichosa Estrategia , que hoy , tras unos comienzos torpes ha finiquitado su existencia , certificando que la A. Primaria les importa un bledo a la sarta de políticos ineptos que nos gobierna y a los que ocupan un escaño del Parlamento que debiera velar por los intereses de los españolitos de a pié.



 ¿Quo Vadis A. Primaria? Actualmente estamos sobreviviendo en las trincheras, con cada vez menos medios y más desencanto, vituperados y denostados por el Consejero Echániz que aún no ha pedido perdón por sus insultos y ocurrencias., esperando que pase la tormenta y alguna vez tengamos suerte de tener un Gobierno sensato y honesto que de verdad apueste por la A. Primaria  fuera de las contiendas electorales. Profesionales haylos, que serían buenos vasallos si hubiera buén señor.
 La imagen que inserta Juán Simó resume mejor que mil palabras el resultado de otro engaño político por el que no he visto pedir perdón a nadie ni devolver el dinero ganado mientras nos engañaban de nuevo. Espero que las Sociedades Científicas no se dejen engañar la próxima vez y exijan . como cuando no te fías del que tienes enfrente (por su trayectoria reiterada de falsedades): ¡el dinero por adelantado!