Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

miércoles, 6 de marzo de 2013

Perlas Clínicas de Prescrire

-  En el número 60 de Therapeutics Letter se publican algunas de las perlas clinicas de la Revista independiente francesa Prescrire. Esta revista se financia exclusivamente  con las aportaciones de sus suscriptores y no permite incluir publicidad   de laboratorios en sus páginas. Entre estas perlas vamos a destacar algunas en diferentes entradas que iremos haciendo para contribuir a divulgar esta iniciativa  y  ayudar a prescribir con racionalidad, sentido común y basados en la mejor evidencia disponible, y sin dejar de recordar el "primum non nocere":

  

 1º   Hipertensión arterial: no exponga a los pacientes a las reacciones adversas del aliskiren (Rasilez*)

        

En ausencia de eficacia probada basada en sólidos criterios clínicos, y dado el riesgo de efectos adversos graves, el uso de aliskiren para el tratamiento de la hipertensión arterial no está justificado.

Prescrire Not Acceptable LabelLa autorización de comercialización del antihipertensivo aliskiren se fundamenta en una variable intermedia (tensión arterial) pero no en variable sólidas como la reducción de episodios cardiovasculares. Su perfil de efectos adversos no es más favorable que el de otros antihipertensivos con un mecanismo de acción similar (inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA) o los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA II). La preocupación sobre su perfil de seguridad aumentó desde la interrupción en Diciembre de 2011 de un ensayo que comparaba aliskiren frente a placebo y que produjo un aumento de efectos adversos, en ocasiones fatales, como problemas cardiovasculares y fallo renal. Además, este ensayo no demostró la superioridad de aliskiren respecto al placebo.
En la práctica, dadas las dudas sobre la relación beneficio-riesgo, es mejor no prescribir aliskiren para el tratamiento de la hipertensión, tanto en monoterapia como asociado a otro fármaco, sino escoger otros antihipertensivos que han demostrado eficacia en la reducción de episodios cardiovasculares

2º   Fármacos para la enfermedad de Alzheimer: mejor evitarlos


Ninguna ventaja terapéutica
Prescrire Not Acceptable LabelEl comité de farmacoeconomía de Francia, que evalúa los beneficios clínicos de los medicamentos y expresa recomendaciones sobre la financiación pública de medicamentos, ha rebajado la calificación de los beneficios clínicos de los inhibidores de la colinesterasa (Aricept, Exelon, Reminyl*) y memantina (Ebixa*) en la enfermedad de Alzheimer de “importante” a “bajo”.
Evitar daños. A principios de 2012 todavía no contamos con medicamentos que frenen la progresión de la enfermedad de Alzheimer. El manejo de estos pacientes es complejo y se basa principalmente en el apoyo psicosocial orientado a mantener la independencia y mejorar la calidad de vida de los pacientes y cuidadores.
Como mucho, los fármacos para la enfermedad de Alzheimer pueden ayudar únicamente a controlar las alteraciones de conducta y estabilizar o mejorar levemente la función cognitiva en una minoría de pacientes. Por tanto, es importante no causar daño, especialmente evitando los efectos adversos potencialmente graves de los anticolinesterásicos y la memantina.
Los efectos adversos de los anticolinesterásicos se deben fundamentalmente a sus efectos colinérgicos que incluyen alteraciones gastrointestinales (a veces vómitos importantes), neurológicas, psiquiátricas y cardiacas. Los principales efectos adversos de la memantina son las alteraciones neuropsicológicas junto con los efectos antimuscarínicos y dopaminérgicos.
 
3º   Gabapentina (Neurontin*) y pregabalina (Lyrica*): abuso y adicción
  Prescrire Not Acceptable Label
A mediados de 2011, en Europa se notificaron unos 30 casos de dependencia, abuso o síndrome de retirada a través de los centros de farmacovigilancia de Suecia y Francia y del Centro Europeo de Monitorización de Fármacos y Drogas de Abuso (EMCDDA). Se publicaron unos 20 casos detallados de adicción a la gabapentina.
La alteración descrita con más frecuencia fue el síndrome de retirada y más de la mitad de los pacientes ingresaron en el hospital por esta causa. También se notificaron casos de uso de dosis de gabapentina o pregabalina por encima de las autorizadas, empleo de vías de administración no autorizadas y combinación con otros fármacos.
En la práctica, es mejor no exponer a los pacientes a estos riesgos, considerando que los beneficios esperados no están adecuadamente documentados. Los profesionales sanitarios deberían tener cuidado en prevenir y detectar la adicción a pregabalina y gabapentina. Cuando sea necesario, se debería ofrecer ayuda para ir disminuyendo el uso de la medicación.
 
  Seguiremos informando