Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

viernes, 24 de mayo de 2013

Antibioterapia en el Dentista

- Se ha publicado en A. Primaria un artículo sobre el uso de Antibioterapia en problemas odontológicos que es interesante resaltar:

 El enlace al artículo es aquí y como resumen podríamos decir:

1. - Las infecciones odontogénicas representan el 10% de las prescripciones antibióticas.

2. - A pesar de la reconocida frecuencia e importancia de estas llama la atención la frecuente confusión entre profilaxis y tratamiento.

3. - La cavidad bucal forma un complejo ecosistema compuesto por más de 500 especies bacterianas. Es indispensable la anamnesis y exploración de cada infección y conocer los antecedentes que modifiquen nuestra conducta terapéutica y / o profiláctica.

4. - Durante muchos antes ha sido aceptado el uso de la profilaxis con antibióticos en pacientes con riesgo de endocarditis infecciosa. Actualmente sus indicaciones se están restringiendo y en muchas ocasiones los riesgos de tomar antibiótico preventivo son superiores a los beneficios.

5. - Carecen de estudios para conocer el antibiótico y la pauta mejor indicada. Tenemos que basarnos en el documento de consenso español. Tampoco sabemos cómo influye el uso de antibióticos en las resistencias, no sólo del germen patógeno sino también en la flora habitual del paciente.

6. - Dado el gran consumo de antibióticos que conllevan los procesos odontológicos y la modificación en la resistencia de la flora bacteriana bucal que producen, sería necesario realizar estudios con la calidad científica suficiente, y no solo consensos entre expertos, por protocolizar qué antibióticos , qué dosificación y posología y en qué procesos deberían estar indicados.

7. - Por otra parte, y puesto que es relativamente frecuente acudir a la consulta del médico de familia para procesos odontológicos, así como para la tramitación de la receta del antibiótico prescrito por el odontólogo, es necesario un mayor conocimiento de las diferentes enfermedades odontológicas por el médico de familia, así como una mayor comunicación entre médico de familia, infectólogos y odontólogos

1. - Las infecciones odontogénicas representan el 10% de las prescripciones antibióticas.

2. - A pesar de la reconocida frecuencia e importancia de estas llama la atención la frecuente confusión entre profilaxis y tratamiento.

3. - La cavidad bucal forma un complejo ecosistema compuesto por más de 500 especies bacterianas. Es indispensable la anamnesis y exploración de cada infección y conocer los antecedentes que modifiquen nuestra conducta terapéutica y / o profiláctica.

4. - Durante muchos antes ha sido aceptado el uso de la profilaxis con antibióticos en pacientes con riesgo de endocarditis infecciosa. Actualmente sus indicaciones se están restringiendo y en muchas ocasiones los riesgos de tomar antibiótico preventivo son superiores a los beneficios.

5. - Carecen de estudios para conocer el antibiótico y la pauta mejor indicada. Tenemos que basarnos en el documento de consenso español. Tampoco sabemos cómo influye el uso de antibióticos en las resistencias, no sólo del germen patógeno sino también en la flora habitual del paciente.

6. - Dado el gran consumo de antibióticos que conllevan los procesos odontológicos y la modificación en la resistencia de la flora bacteriana bucal que producen, sería necesario realizar estudios con la calidad científica suficiente, y no solo consensos entre expertos, por protocolizar qué antibióticos , qué dosificación y posología y en qué procesos deberían estar indicados.

7. - Por otra parte, y puesto que es relativamente frecuente acudir a la consulta del médico de familia para procesos odontológicos, así como para la tramitación de la receta del antibiótico prescrito por el odontólogo, es necesario un mayor conocimiento de las diferentes enfermedades odontológicas por el médico de familia, así como una mayor comunicación entre médico de familia, infectólogos y odontólogos

1. - Las infecciones odontogénicas representan el 10% de las prescripciones antibióticas.

2. - A pesar de la reconocida frecuencia e importancia de estas llama la atención la frecuente confusión entre profilaxis y tratamiento.

3. - La cavidad bucal forma un complejo ecosistema compuesto por más de 500 especies bacterianas. Es indispensable la anamnesis y exploración de cada infección y conocer los antecedentes que modifiquen nuestra conducta terapéutica y / o profiláctica.

4. - Durante muchos antes ha sido aceptado el uso de la profilaxis con antibióticos en pacientes con riesgo de endocarditis infecciosa. Actualmente sus indicaciones se están restringiendo y en muchas ocasiones los riesgos de tomar antibiótico preventivo son superiores a los beneficios.

5. - Carecen de estudios para conocer el antibiótico y la pauta mejor indicada. Tenemos que basarnos en el documento de consenso español. Tampoco sabemos cómo influye el uso de antibióticos en las resistencias, no sólo del germen patógeno sino también en la flora habitual del paciente.

6. - Dado el gran consumo de antibióticos que conllevan los procesos odontológicos y la modificación en la resistencia de la flora bacteriana bucal que producen, sería necesario realizar estudios con la calidad científica suficiente, y no solo consensos entre expertos, por protocolizar qué antibióticos , qué dosificación y posología y en qué procesos deberían estar indicados.

7. - Por otra parte, y puesto que es relativamente frecuente acudir a la consulta del médico de familia para procesos odontológicos, así como para la tramitación de la receta del antibiótico prescrito por el odontólogo, es necesario un mayor conocimiento de las diferentes enfermedades odontológicas por el médico de familia, así como una mayor comunicación entre médico de familia, infectólogos y odontólogos
 



6 comentarios:

May dijo...

A ver Antonio, ¿pa qué tanto consenso?. El español sabe muy bien lo que hay que tomarse pa las infecciones de la boca : la ampolla del nolotil bebía y 2 o 3 sobres del aumentine o varias pastillas del rodojil.Por supuesto , aplicando la norma española de "hágase una ley para no cumplirse",el boticario le suele dar el atb sin receta ni informe ni ná, y por otro lado ¿ qué pasó con el RD 1718/10 que se suponía que los dentistas podrían hacer recetas? ¿ no les iba este año ,con muchas prisas,el Colegio de médicos, a suministrar talonarios de recetas para la privada?.
A ver, que levante la mano el que haya visto una de esas recetas. Lo dicho a seguir haciendolas el tonto de primaria.
No preocuparse por lo de las Resistencias, éso sólo salía en los pobremas de Física, ya se sabe lo de las rayitas juntas ( que yo no entendí nunca), o va a ser alguna teoría conspiranoica, seguro.

Antonio R. dijo...

¡Touché!

Pikotza dijo...

La mayor parte de los pacientes van al dentista exclusivamente cuando "les duele", osea si hay una infeccion.
Es un poco temerario no administrarles un antibiótico a todos.

José Manuel Brea dijo...

Aparte de oportunas prevenciones, de que seguimos siendo ordenanzas de todo dios y lo certeramente apuntado por May, ¿qué modelo sanitario es éste que siempre ha despreciado la atención odontológica, al no asumirla? Triste, por no decir patético. Ni que decir tiene que, por contra, se siguen financiando chuminadas. Si Don Quijote levantara la cabeza...

@∂raßarona dijo...

Los dentistas hacemos recetas desde siempre.
Eso de la receta privada es otra forma de recaudar fondos.
No has visto las recetas porque, como era de esperar, nos las vende el colegio de odontólogos.

@∂raßarona dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.