Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

martes, 24 de febrero de 2015

Vive el ahora, pero hazlo de verdad

- "Podemos usar nuestro tiempo sabiamente y generar la energía del amor, de la compasión y de la comprensión; decir cosas preciosas; inspirar; perdonar; y actuar para proteger y ayudar a la Tierra y entre nosotros. De esta manera, podemos asegurarnos un preciosa continuación." - Thich Nhat Hanh
 Thich Nhat Hanh es un maestro Zen, nacido en Vietnam y propuesto para el Nobel de la Paz. que es una referencia mundial en MIndfulness. He aquí algunos de sus pensamientos y recomendaciones que pueden ayudarnos en muchos momentos de la vida- Especialmente cuando tenemos por delante una gran adversidad . Aunque en realidad , son útiles para la vida entera, incluidos los buenos momentos , que los hay si sabemos disfrutarlos y aceptarlos sin juzgarlos como solemos hacer. A mí me ayudan y además he comprobado que ayudan a muchos pacientes que vienen  en busca de  orientación y de respuestas. Aunque en realidad deben descubrirse por uno mismo.



 Somos la continuación de nuestros padres.

Seguimos siendo la esencia de todos nuestros ancestros.

Y que el universo quedará teñido de nuestro aroma cuando continuemos nuestro camino más allá.

Observemos de dónde venimos.

Aceptemos hacia dónde vamos.

Se trata de saborear esta vida tal y como se manifiesta.

Ir sembrando a cada paso sin volver la vista atrás.

Ir creando las condiciones para que lo que deba ser transformado, suceda.

Reconocer mejor la naturaleza de lo que nos rodea, con gratitud.
Acompañar la vida es lo que más nos cuesta.

Quererla dirigir es lo que más nos hace sufrir.

Aceptar lo que hay y seguir nuestro camino.

Sin demasiadas quejas.

Sin demasiados deseos.