Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

sábado, 7 de marzo de 2009

Dilemas morales


Estos días se está analizando por unos y otros el controvertido tema de el aborto, indicando que la Ministra de Igualdad está apostando, asesorada por expertos (no sé exactamente de qué son expertos y estoy seguro que no se han elegido de forma aleatoria)por una ley que autorice el aborto libre hasta las 22 semanas. El "coladero legal" que acoge este planteamiento es el de "riesgo para salud física ó psíquica de la madre". Todos sabemos que en el nombre del riesgo se están perpetrando auténticas barbaridades en el ejercicio de la medicina, tanto en el riesgo cardiovascular donde proliferan tablas de todo tipo y condición y donde nos hemos encontrado, a veces, con disparates como querer tratar la prehipertensión ó la llamada prediabetes, ó querer tratar a toda la población española que tuviera un colesterol total de 210 mg/dl con estatinas porque un estudio en escocia lo había "demostrado" según decían los expertos de turno y los ayatollahs de le prevención del riesgo cardiovaascular. De esa manera se les está amargando la vida a miles de personas que tienen que elegir entre la alegría de vivir ó bajar a los infiernos de la enfermedad cardiovascular si no se siguen las famosas recomendaciones de expertos que obligan a renunciar a tomarse unas cañas con los amigos ó cenar un buen entrecot poco hecho ó paridas por el estilo.Es decir un dilema moral:ó soy un irresponsable y sigo con esta vida sedentaria y de riesgo ó abrazo la fé de los expertos en salud cardiovascular. Lo mismo con la menopausia, la osteoporosis, el ejercicio físico, el acné .......... y el aborto.

Por otra parte en el otro extremo están aquellos que creen que siempre hay que ser políticamente correctos y practican una hipocresía que vuelve la espalda a los problemas de la realidad. Son aquellos que , como publicaba un titular de la Vanguardia de Barcelona dicen : " No quiero antenas de telefonía en las inmediaciones de mi casa, pero no estoy dispuesto a prescindir de mi teléfono móvil. No soy racista, pero no me gusta encontrarme moros y negros en las discotecas. Me molestan mucho los ruidos que los jóvenes hacen por las noches con las motocicletas, pero a mi hijo le he comprado un scooter y cada noche sale "por ahí". Me entristece ver ancianos solos y abandonados por su familia, aunque a mi suegra la vamos a ingresar en una residencia muy cara. Creo que la juventud es maleducada y desconsiderada con los mayores, y eso lo deberían arreglar los maestros, que para eso los pagamos. No estoy de acuerdo con muchas decisiones que toman los políticos, pero no quiero saber nada de política y cuando hay elecciones me voy de excursión. La justicia está muy mal, pero no quiero formar parte de un jurado popular. Es inadmisible la degradación que sufren los espacios naturales, aunque no estoy de acuerdo en que nos obliguen a separar los desperdicios de casa para su reciclaje.
Soy un ciudadano consciente de los problemas que presenta la sociedad, aunque no estoy dispuesto a mover un solo dedo para solucionarlos. Estoy en contra totalmente del aborto pero si mi hija queda embarazada con 17 años lo tengo claro aunque sea doloroso para mí"
Y no dicen ni unos ni otros :No me doy cuenta: el problema soy yo.

Desgraciadamente , hemos dejado en manos de los políticos eldebate que debería hacer nuestra sociedad de forma serena y libre, sin posturas radicales y sin olvidar que estamos ante un auténtico DILEMA MORAL en el que colisionan los derechos de la mujer con los del nasciturus. Y en este terreno ni una ley de plazos que establece, en la práctica el aborto libre, incluso para adolescentes de 16 años que no necesitarán ni la autorización de sus padres, ni una postura intransigente en todo caso y situación dejará contentos ni a unos ni a otros,pero mientras tanto ambas posturas seguirán dejando cadáveres por el camino.
Y mientras tanto muchisima gente seguirá pensando: "Que lo arreglen los políticos...y nosotros a lo nuestro" ¿verdad?. así nos luce el pelo en los grandes temas como la Educación , la Sanidad y la Justicia