Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

martes, 23 de junio de 2009

Cómo leer la publicidad farmacéutica

















En un artículo de British Medical Journal (BMJ) escrito por su editor, Richard Smith ( Smith R. Medical journals and pharmaceutical companies: uneasy bedfellows.BMJ 2003; 326: 1202-5.)
a partir de una experiencia que el autor tuvo en relación con la retirada de un fármaco del mercado y su contacto con la empresa que lo fabricaba, nos plantea una interesante reflexión acerca de la relación entre las revistas médicas y la industria farmacéutica. Más concretamente, sobre la publicidad, directa o encubierta, que los fabricantes de medicamentos introducen en dichas revistas especializadas con objeto de influir en los médicos y así incrementar sus ventas. La complejidad y la sutileza con que se presentan los resultados de la investigación médica y farmacéutica en la bibliografía es muy grande.
Desenmarañar la madeja de la información médica resulta, igual que sucede con el resto de la información, una ardua tarea que requiere de gran preparación y, por supuesto, de un tiempo del que la mayoría de nosotros no disponemos.
Hoy día , hay pruebas que demuestran que mucha publicidad farmacéutica es engañosa.En muchos casos las empresas exageran la eficacia de sus fármacos o minimizan sus riesgos.
Como dice un artículo de laRevista de Neurología : "Si consideramos el crecimiento
del gasto farmacéutico y su impacto global dentro de un sistema de recursos limitados, resulta
obvio que ignorar nuestra responsabilidad y participación dentro de lo que R. Smith llama ‘la
corrupción de la ciencia’ es cuanto menos poco ético. Alegar un papel de víctimas inocentes
dentro de una batalla desigual contra el poder de las multinacionales es dimitir apresuradamentedel rol del médico como referente moral de la sociedad". Yo suscribo esta idea al pié de la letra.
Entonces ¿cómo leer la publicidad farmacéutica ?. Esta semana hemos hecho en nuestro centro una sesión clínica sobre ello y ,resumiendo, habría una serie de Preguntas esenciales:

1.Se compara con lo mejor disponible, a las dosis adecuadas, durante el tiempo suficiente?
2. Usa Riesgos Relativos ó Riesgos Absolutos?
3. El resultado es estadísticamente significativo?
4. El resultado es clínicamente relevante?
5. Mienten los gráficos?
A la primera pregunta podríamos decir que:
• A menudo las comparaciones se hacen con las dosis mas bajas del “competidor” cuando el estudio es de eficacia/eficiencia y con las dosis mas altas cuando el estudio es de seguridad.

• La comparación se hace contra placebo cuando existe una alternativa mejor que el placebo para el tratamiento de la patología a estudio.
• Los resultados expuestos pueden no corresponder a la duración total del estudio, si no a un corte favorecedor, ya sea precoz o a una prolongación de observaciones tras finalizar el estudio.

y en cuanto a si ¿Mienten los gráficos? , mirad estas 3 gráficas


Pués aunque parezcan resultados distintos del fármaco respecto a placebo,son los mismos, sólo variando las cifras del eje de abscisas ó de ordenadas.(según pongamos el inicio en 0 ó en 20...)

Otro ejemplo es variar la disposición de los colores en un diagrama de sectores




Aquí cambia el verde y el amarillo de posición y......¡oh sorpresa, parece que la proporción del verde es mayor.


Y para finalizar un ejemplo de cómo mostrar la eficacia del donepezilo de forma que parezca mucho más eficaz de lo que es en realidad, sólo cambia la escala de medida. Esto fué publicado en Bandolera: (Bandolera. Nuevo fármaco para la demencia. http://www.ebando.com/band40/b40-2.html): A la derecha de vosotros la gráfica que presentaba el laboratorio para que el fármaco fuese aprobado por la FDA, ......y lo consiguió en su momento.









Cómo decía Groucho: ¿A quién va a creer : a mí ó a lo que ven sus ojos?