Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

lunes, 3 de mayo de 2010

INGENUIDAD


- He perdido la cuenta de las veces que me he prometido no volver a caer en la ingenuidad de creer que alguna vez el Sistema Sanitario se iría desembarazando de las lacras que van lastrándolo para que día a día fuera mejorando en calidad y eficiencia.
Sin embargo, aunque no tiene ninguna lógica, sigo creyendo en que la Atención Primaria debería ser el eje fundamental sobre el que pivotara el resto del Sistema Sanitario , y que sólamente desde una visión integral de la persona puede articularse alguna solución , si existe, para el problema que preocupa ó aflige al que sufren.
No obstante, lo que vemos y oímos va exactamente en sentido contrario: Disminución de presupuestos destinados a la A. Primaria según la evaluación preliminar de la Estrategia AP 21, restricción de sustituciones y de aumento de plantillas, falta de acceso a pruebas complementarias, modelo de receta del año de los Neandertales, agendas demenciales, cambios de estrategias de gestión al albur de lo que interese en cada momento , aunque sea disparatado (incluso apertura de hospitales en sitios absurdos), menor capacidad resolutiva en definitiva.
Sin embargo , no podemos abandonarnos al pesimismo y la inacción, no podemos más que seguir remando en la dirección que creemos adecuada para que cuando haya buén viento nos pille preparados y entrenados para demostrar las capacidades de una A. Primaria que al estar cerca de las personas , sabrá asumir las responsabilidades que le correspondan., y demostrar que con cambios sustanciales en la organización , puede dar respuestas adecuadas a la mayoría de los problemas de la población.

Así pués, no tengo más remedio que recordar el chiste de los que van al cine a ver una película de vaqueros y uno de ellos ya la ha visto. Cuando llega una escena en la que el protagonista duda si entrar en el "saloon" ó no , el que ya vió la película le dice al otro: Te apuesto 20 euros a que no entra. El otro responde: pero si ya viste la película, tú ya lo sabes. El primero insiste y al final aceptan la apuesta. El protagonista finalmente entra en el bar y le dan una paliza de padre y muy señor mío. Le pregunta el que gana la apuesta: pero si viste la película ayer, ¿cómo apuestas en contra de lo que viste?
El tipo responde: Hombre con la manta palos que se llevó ayer, pensé que hoy no se atrevería.

Necesitamos un poco de esa ingenuidad , para seguir adelante