Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

miércoles, 24 de noviembre de 2010

El Dolor Ajeno


-Médicos sin Fronteras ha ideado esta original Campaña, a la que me adhiero y quiero colaborar en su difusión porque refleja una opinión que suscribo plenamente. Berlanga , en su última aparición participó en ella, Eduardo Punset .......y muchos otros. En el blog Tercera Opinión que lo ha titulado acertadamente "El Dolor ajeno" también se adhieren a ella y dicen así:
Se han puesto a la venta unas pastillas que no curan a quien las toma, en realidad son puro placebo. Sí, ustedes pensarán que esto no es ninguna novedad, pues ya nos la colaron con la Gripe A, y seguramente con cualquiera de esos medicamentos que nos garantizan que adelgazaremos diez kilos sin mover un solo músculo.

Pero este caso es peor aún, pues además de que no lo cubre la seguridad social, seguramente no encontrará a ningún médico que se las recete, ni siquiera ésos a los que las farmacéuticas les animan de vez en cuando a no optar por genéricos.

Estas pastillas están indicadas para el tratamiento sintomático del dolor ajeno. Ustedes quizás no acaben de entender lo que quiere decir esto, pero seguramente sí que hayan tenido alguno de sus síntomas. Y es que esta dolencia afecta a la totalidad del mundo desarrollado. Los síntomas comunes suelen ser molestias, irritación o dolores que se inician en la parte interna de la cabeza, más o menos junto a esa glándula llamada conciencia.

Los efectos secundarios de esta enfermedad le obligan a uno a agachar la cabeza, mirar hacia otro lado o apagar la tele cada vez que salen imágenes que nos recuerdan que el mundo ahí afuera no es tan bonito como parece.

En realidad estas pastillas no son más que caramelos de mentol, y forman parte de una campaña de Médicos sin Fronteras denominada Pastillas contra el dolor ajeno. Estas pastillas se venden en farmacias al precio de 1€ contienen caramelos de mentol y con la recaudación se tratarán a millones de personas que sufren enfermedades olvidadas como el chagas, el sida infantil, la malaria…

Me ha parecido una campaña muy original y en la que todos podemos colaborar fácilmente, pues no es necesario asociarse a ninguna ONG o realizar una transferencia bancaria. Simplemente hace falta acercarse a una farmacia y comprarlas por 1 €.
Y para llevar la contraria al blog antes citado, RECETEMOSLAS
, aunque no entren en el seguro, porque ,como ellos dicen, tú las tomas y otros se curan.