Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

lunes, 17 de enero de 2011

MÉDICOS CON ÁNGEL

- En el blog el Forastero del Clavel (rojo) ,     hay una traducción de un artículo en catalán de la periodista Tatiana Sisquella , que reproduzco a  continuación por su claridad y sensibilidad  en cuanto a lo que diferencia unos médicos de otros. Y tú ¿eres un médico  con ángel?:


"Un médico, en general, es un experto en alguna parte de tu cuerpo. Hasta aquí, todo normal. Lo que ya es más sorprendente es encontrarte con un médico que tiene ángel. Estos también tienen la carrera de medicina, llevan bata blanca y hacen mala letra, pero, a diferencia de los otros, se definen por cómo te hablan, como te miran y como te tocan.

Un médico con ángel es una persona que cura antes de comentar el tratamiento, es un doctor que escucha y se deja sorprender por tus preguntas. Cuando te habla lo hace imaginándose que él es el paciente y no da por sabido ni obviado nada de lo que te puede inquietar. No se cansa nunca de contestar los mismos interrogantes y siempre encuentra un momento para hablar de algo que no es el motivo de la visita. Los médicos con ángel no dicen mentiras, pero saben cómo potenciar las buenas verdades. Tienen un criterio exquisito a la hora de plantear los tratamientos y siempre encuentran una silla por algún rincón para sentar a todos los acompañantes. Si te tienen que hacer una exploración, se preocupan por si tienen las manos frías y si te tienen que leer un diagnóstico lo acompañan siempre con un dibujo o una metáfora cotidiana, para que todo el mundo lo entienda. Son médicos que recuerdan tu nombre de pila antes de mirar la ficha y no miran el reloj a pesar de trabajar a la Seguridad Social. Suelen saber no sólo los nombres de las enfermeras, sino también cuántos hijos tienen, si el marido está en paro o si han ido a Venecia de vacaciones. Incluso los hay que, si es necesario, dan su teléfono personal para cualquier cosa, sea para una duda o un consuelo. Yo, que soy paciente de larga duración, reconozco la diferencia sólo poniendo un pie en la consulta. Con pocos minutos sé si he encontrado un médico o un ángel. A todos les doy la enhorabuena. Y a mis ángeles también les mando un beso."

9 comentarios:

Juana dijo...

Te los encuentras en los sitios más variopintos, los distingues sin que ellos siquiera se den cuenta .... y se que existen porque los he visto.

Rafa dijo...

Enhorabuena. Fantastica entrada. Ojala todos fueramos así.

Antonio R. dijo...

La esencia de la medicina sigue siendo la misma que hace miles de años, y no debemos perder esto de vista por mucha tecnología y avances que hagamos. NAda será un avance si dejamos atrás al enfermo. Gracias por vuestras palabras y me alegro que conozcais a estos médicos con "ángel"!. Tenemos que facilitar que éstos sean mayoría.

jm dijo...

Creo que, salvo por la belleza estética y ética del artículo, y por la importancia que tiene el que sea la percepción de una paciente, deberíamos evitar, entre los médicos, hacer la distinción entre médicos con ángel y médicos sin ángel. Creo que todos los médicos hemos sido ángeles para algunos enfermos, y demonios para otros. Al menos en mi caso, es así.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo contigo JM , haberlos, haylos.

Antonio R. dijo...

Querido amigo J.M: el que el resultado de nuestra actividad como médicos sea positivo ó negativo para el paciente no puede predecirse con certeza , pero la calidez, el compromiso ,la empatía , el interés y la implicación con los pacientes es lo que distingue a unos médicos de otros: los hay que tratan enfermedades y los hay que tratan enfermos. Ésa es la diferencia entre tener "ángel" ó no.Así lo veo yo. Un abrazo

jm dijo...

Todos hemos conocido compañeros groseros,vanidosos, aparentemente nada ángeles, que en la distancia corta y, una vez metidos en faena ante una enfermedad/enfermo importante, han dado la talla como ángeles auténticos, tanto en su pericia como en su relación personal. Y viceversa. Hay de todo...como la escala de grises.

Antonio R. dijo...

Lo de "enfermo importante" es algo tan subjetivo, que me da un poco de miedo el imaginar que el médico separe lo que para él es el grano de la paja sólo porque el caso no sea de los publicables , ó que te aporte poco en tu conocimiento científico. Personalmente, estimo más la humildad y el compromiso con el paciente, aunque venga porque está angustiado con un dolor inespecífico ó banal. Quizá , esos colegas , que tienen capacidad técnica pero sólo la ponen en práctica cuando ellos lo estiman , según el tipo de paciente , son buenos médicos para el sistema, médicos pero no en el sentido humanista de Marañon.

Anónimo dijo...

El médico "con ángel en todas las situaciones" no existe, por mucho que me lo quieran hacer creer. Puestos a elegir prefiero al médico con "ángel" en situaciones importantes (y, obviamente, no me estoy refiriendo a los de los casos publicables etc...; es más, generalmente, publica más el médico con "angel")que al médico con "angel" en múltiples situaciones banales y que no da la talla en las situaciones importantes. Al enfermo "banalizador" que, a veces, utiliza el sistema sanitario para evitarse afrontar de una manera más madura la realidad de la vida, tal vez le ayude más un médico "sin ángel". Como ya he dicho y, por mi parte, zanjo el tema, la gama de situaciones es infinita. Tan infinita que me parece una osadía y una injusticia clasificar a los médicos en estas dos categorías.