Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

miércoles, 14 de septiembre de 2011

ROMPE LA INERCIA, Piensa diferente aún con el mismo paciente

- El Lie Tse es el tercer libro en importancia del Taoísmo Filosófico. Su autoría se atribuye a Lie Yu Kou, filósofo de la China antigua que reunió textos taoístas y confucionistas, tomando los principios filosóficos más importantes.
Lie Tse escribe en forma de parábola. Es continuador de las enseñanzas de Lao Tse. Lie Tse también renunció a la vida social y politica, en oposición a las corrientes taoístas que defendían el orden social impuesto por el legismo. Comparte con Chuang Tse el ideal del sabio y propugna el retorno a la simplicidad y pureza original del hombre. 


Os muestro una historia de este libro , que se puede aplicar a nuestro día a día y que conviene tener en mente de vez en cuando , cuando nos adentramos en el territorio de la pereza y de la inercia. ¿Porqué no nos planteamos que ese dolor en la mandíbula puede ser un angor, ó esa molestia ó déficit motor en una mano puede ser un tumor cerebral, ó que ese malestar torácico inespecífico es expresión de un duelo no elaborado?
Como dice Lie Tsé : "Conviene no aplicar el mismo principio a todas las circunstancias" y esta es la fábula:
"Había un erudito que seguía a Confucio que estaba viajando a la capital desde su ciudad natal. Cuando se hallaba atravesando una zona tranquila y poco frecuentada por los viajeros, un grupo de bandidos le robó su dinero, su caballo y su carruaje.
El erudito continuó su viaje a pie como si nada hubiera sucedido. Los ladrones se sorprendieron de que su víctima no diera muestras de decepción ni dolor, así que lo alcanzaron de nuevo y le preguntaron: «La mayoría de las personas quedan desoladas cuando pierden sus posesiones, pero no tú. ¿Por qué?»
El erudito les respondió: «Un hombre virtuoso no está apegado a sus posesiones. Además, no satisfacerá sus necesidades tomando cosas que no son suyas.»
Los bandidos se miraron entre sí y dijeron: «Parecen palabras de un hombre sabio.»
Después, cuando los ladrones tuvieron tiempo para reflexionar sobre ellas, se dijeron entre sí: «Ese hombre sabio ocupará un puesto en el gobierno y enviará a la policía en nuestra persecución. Es mejor que lo matemos antes de que llegue a la capital.»
Así pues, corrieron tras el erudito y le mataron.

Cuando llegaron a la capital las noticias de su muerte, el anciano de la familia dijo a los miembros de su clan: «Cuando caigáis en manos de los bandidos, no actuéis como ese estúpido erudito.»




No mucho tiempo después, uno de los miembros más jóvenes de dicho clan fue a hacer negocios a una de las zonas más remotas del país y cayó en manos de los bandidos. Recordando lo que el anciano de la familia le había dicho, el joven discutió con los ladrones y defendió sus posesiones. Cuando los bandidos se marcharon con su posesiones, el joven seguía insistiendo. Corrió tras los ladrones y les instó a que le devolviesen sus bienes.
Los bandidos miraron al joven y le dijeron: «Te perdonamos la vida y ni siquiera lo aprecias. Eres tonto y una molestia, y tus huellas conducirían a la policía hasta nosotros.» Así que los bandidos mataron al hombre en el acto
Lo dicho NO APLIQUES SIEMPRE LAS MISMAS SOLUCIONES A TODAS LAS CIRCUNSTANCIAS, LOS  MISMOS PACIENTES   PUEDEN TENER PROBLEMAS DISTINTOS. ¡HAY PACIENTES JOVENES CON PROBLEMAS  GRAVES Y PACIENTES ANCIANOS CON PROBLEMAS TRIVIALES