Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

lunes, 3 de marzo de 2014

Medicamentos No accesibles para Pobres

- Una vez más , algunas de las más importantes compañías farmaceúticas  creen que el mundo es suyo  y tienen patente de corso (nunca mejor dicho) para proteger sus patentes impidiendo el acceso a fármacos eficaces frente a enfermedades de alta prevalencia y gran morbimortalidad como ya pasara con el SIDA.
Nuestros colegas de No Gracias publican este editorial a propósito de este asunto que es sangrante desde el punto de vista ético y moral:

¿De quién son los medicamentos? A propósito de los nuevos antivirales para la hepatitis C

HCV-3
Hace tiempo hicimos una reflexión acerca de a quién pertenecían los medicamentos. Como nos ha contado David Hammerstein, los ciudadanos pagan varias veces los medicamentos antes de su comercialización: la financiación de la investigación básica -que es llevada a cabo por los laboratorios públicos o académicos mayoritariamente-, las desgravaciones fiscales y las ayudas directas a la industria, la cesión del tiempo de los investigadores clínicos que colaboran con la industria en los ECAs de las nuevas moléculas y que trabajan con mucha frecuencia en centros públicos, la cesión de las instalaciones de esos centros públicos, la colaboración altruista de los pacientes, etc… son eslabones de esta cadena de favores que los recursos públicos, profesionales y pacientes hacen a la industria con la finalidad de que se sigan produciendo medicamentos innovadores que beneficien a los enfermos.
Sin embargo, una vez que los medicamentos llegan al mercado, nada de esto importa. La industria asume que la investigación ha sido realizada como en una especie de burbuja aislada del mundo y que tiene todo el derecho a explotar como quiere esos nuevos fármacos. La tragedia del SIDA en África donde la industria prefirió blindar sus ganancias que salvar millones de vidas es un ejemplo de como el capitalismo y las leyes que lo protegen,  aplicado a la salud, es inmoral y mata.
Con los nuevos y efectivos anti-virales contra la hepatitis C puede pasar algo semejante. El claro posicionamiento del sector en relación con no fijar precios socialmente responsables y hacer un abuso del derecho a proteger sus patentes es absolutamente inmoral.

Nuestros aliados de Salud por Derecho nos mandan la siguiente noticia

Comunicado de prensa de HepCoalition (28/02/14):
Las Farmacéuticas se niegan a garantizar el acceso a tratamientos para hepatitis C en una reunión mundial
Bangkok, Tailandia, 28 de Febrero de 2014. Treinta y ocho activistas de 22 países unieron sus fuerzas en la primera reunión del Consejo Asesor Comunitario de Hepatitis C (HCV World CAB) para exigir acceso equitativo a tratamiento a seis empresas farmacéuticas multi-nacionales. Sin embargo, AbbVie, Bristol-Myers Squibb, Gilead, Janssen, Merck, y Roche se negaron a proporcionar un plan para el acceso equitativo para el tratamiento de la Hepatitis C, una infección curable que provoca la muerte de más de 350.000 personas cada año