Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

lunes, 18 de enero de 2010

Saber Comunicar es una de las claves

"Cada vez que una persona cae enferma precisa de una nueva reflexión. Uno no puede decir: “Esta enfermedad es similar a esta otra y así es como se trata habitualmente” porque el médico no trata una enfermedad; sino a la persona que la padece” (Maimónides)
Un estudiante fue con un maestro para aprender el arte de curar. Vieron venir a un paciente y el maestro dijo: "Este hombre necesita granadas para curar".


El estudiante recibió al paciente y le dijo:"Tiene usted que tomar granadas, es todo lo que necesita". El hombre se fue protestando y probablemente no consideró en serio el consejo.

El estudiante corrió a su maestro y preguntó qué es lo que había fallado.

El maestro no dijo nada y esperó a que de nuevo se dieran las circunstancias.


Pasó un tiempo y el maestro dijo de otro paciente:"Ese hombre necesita granadas para curar, pero esta vez seré yo quién actúe". Le recibió y se sentaron, hablaron de su familia, de su trabajo, de su situación, dificultades e ilusiones.


El maestro con aire pensativo dijo como para sí mismo:"Necesitarías algún fruto de cáscara dura, anaranjada, y que en su interior contenga granos jugosos de color granate". El paciente interrumpió exclamando:-¡Granadas!, ¿y eso es lo que podría mejorarme?.


El paciente curó y el estudiante tuvo una ocasión más para aprender.


El remedio es la mitad de la cura, la otra mitad es la respuesta de aquel a quien se cura.


Cuento Sufí

18 comentarios:

Nacho dijo...

La comunicación es un arte.Y en medicina un arte necesario porque de la confianza deriva la adherencia al tratamiento,la expresión de dudas e incidencias y también, y no es menos importante,la satisfacción como seres humanos.
Me decía una paciente hace unos días..." Mira, Nacho, estoy harta,cada vez que vas al Centro de Salud,el médico, mira más al ordenador, y toca más al PC, que a tí..."
O también recuerdo en una ocasión a un médico que exploraba un epigastrio derecho ( un paciente ictérico y con hepatitis B) que se puso guantes para hacer la percusión con un extraño ademán de miedo en su semblante...o un caso que recuerdo con humor de unas enfermeras que no se acercaban a un indigente ingresado porque tenía ladillas y según ellas estas volaban...
Con ello quiero destacar que si es importante el saber y el adiestramiento, el mismo se debe traducir en comportamientos no verbales,la voz y la actitud corporal( tono,seguridad,armonia) a la hora de empatizar y comunicar con un paciente.
Pero si falta adiestramiento y saber, muchas veces con la simpatía y el saber estar sin generar riesgos es todo un adelanto.Primum non noccere que decían los latinos.
Un saludo

BULBUL dijo...

Como historia está muy bien; como realidad, tal vez no tanto. En mis escasos minutos de consulta por paciente, evidentemente no puedo "charlar" con todos. Creo que es más importante una relación basada en la confianza mutua a través del "conocimiento" en "pequeños" momentos de consulta que en otra relación basada en consultas interminables donde se habla de lo divino y lo humano. Porque si el problema de un paciente puede resolverse en 1-2 minutos, lo haré para que el paciente que precise "más tiempo del habitual" pueda tenerlo.

Antonio R. dijo...

Yo tengo cada día unos 50-60 pacientes en la consulta, y soy consciente de que tengo poco tiempo, pero estoy cada vez más convencido de que si no le dedico un tiempo a interesarme por el paciente , podré adaptar mejor el tratamiento que pienso le puede ir bién . Es muy posible que la visión desde la oncología sea diferente,por la patología que maneja, pero en cualquier especialidad , incluida la oncología , deberíamos hacer medicina centrada en el paciente, que es quién debe decidir con una información honesta y adaptada a su realidad. Incluso aunque decida rechazar la quimioterapia ó seguir fumando. De ahí la importancia de saber comunicar y empatizar con los pacientes. Gracias por vuestros comentarios

BULBUL dijo...

A ver si nos entendemos, en ningún momento he dicho que no haya que interesarse por el paciente. Pero sí es verdad que no todo el mundo todos los días necesita ese "tiempo extra" que hay que saber reconocer y emplear sólo cuando es realmente necesario, porque si de algo andamos escasos es de tiempo.
Es más, probablemente en la Oncología es donde más escasos de tiempo estamos porque son pacientes muy complejos, con una situación familiar y social que se ve muy afectada por la enfermedad. Pero no hay que perder el norte, el tiempo no es infinito y uno debe saber administrarlo de la mejor manera posible.

Nacho dijo...

La oncología es una especialidad que tiene sus bemoles...ya lo creo.Quizá aparezca alguien en un papel de Pasteur que de al traste con esta plaga,pero no es una patologia monocausal y por tanto no es una enfermedad sino millares de enfermos.
Hay canceres que se curan o se mitigan en grado compatible con la vida pero sigue siendo una especialidad donde tarde o temprano uno queda tocado.El sacerdote acepta la muerte y la prepara.El oncólogo lucha contra ella en una carrera contrareloj.Tengo amigos oncólogos que las han pasado mal,muy mal, en lo personal y existencial.No hay más que pasarse por un departamento de oncología infantil.Puedo entender esa distribución de tiempo en la medida de que el mismo es oro para el enfermo si es plata el silencio del galeno.Plata y silencio, pero no una ausencia de humanidad,de compasión,de callada protesta.Pero también debemos considerar que el estado anímico del paciente oncológico es de crucial importancia para el curso de la enfermedad.Son las mareas que acompañan a las funciones pscosomáticas que ayudarán a optimización del tratamiento,a mantener el stress de la misma enfermedad en un nivél de adaptación adecuado para su vencimiento.Por eso se decía que el médico debía tener ojos de águila, manos de mujer y corazón de león.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que la comunicación, el trato, la empatía, ..., son necesarios.
Pero, en mi opinión, lo más importante es la capacidad técnica como médico.
Estoy totalmente en desacuerdo con la afirmación de que "si falta adiestramiento y saber" con ser simpática, ¡pues vale!
.
He conocido médicos con esta filosofía. Nunca cogían un libro ni revista, no exploraban con cuidado, no interrogaban, no conocían qué pruebas complementarias pedir, no trataban adecuadamente, ... Eso sí, el trato exquisito, se sientan al otro lado de la mesa, cogen al paciente de la mano, le miran a los ojos, ... y el paciente encantado.
.
Me parece un gravísimo error.
.
Nuestra función es curar (si podemos) y aliviar. En esto puede ayudar el trato amable. Pero es IMPRESCINDIBLE hacer un buen diagnóstico (que no se nos escape un cáncer) y aplicar un buen tratamiento (control del dolor, antibioticoterpia adecuada,...).

Anónimo dijo...

Y el ejemplo del maestro y las granadas, tampoco me gusta.

.
Cuenta la historia de dos médicos que recetan placebo, o que recetan lo que sea de cualquier manera. Eso sí, uno sin gracia ninguna y el otro con mucha labia.
.
Me da igual. Los dos están timando al enfermo.
.
Sí me hubiese gustado uno de estos ejemplos:
- Dos médicos de Atención Primaria que ante una HTA realizan un correcto diagnóstico y luego aplican tratamiento en función de las características particulares del caso. Uno lo hace de malas maneras y otro con gran simpatía (bien por él).
- Dos cirujanos que diagnostican correctamente una apendicitis y que la operan perfectamente. Uno ni habla al paciente y el otro se pasa a ver como está y charla con él (bien por él).
.
Lo que quiero decir es que PRIMERO hay que hacer las cosas bien, y SEGUNDO ser simpático.
.
En según que casos el remedio puede ser el 50% y lo otro el 50%.
.
Pero en según que casos, el remedio puede ser el 90% o el 100%.

.
A mi me gusta la medicina (y mucho), no la psicología, no el trabajo social, no la charla de café.

Nacho dijo...

La pericia técnica es fundamental,nadie lo debe negar, pero al hilo de esta reflexión recuerdo unas escenas de una película basada en hechos reales centrada en la alemania nazi.Al liberar un campo de concentración los presos aún vivos fueron atendidos por médicos norteamericanos.Uno de ellos joven apartó a un hombre mayor,cano,y huesudo que apenas se podía tener en pié y que los atendía:" Deje, deje, esto ya lo hacemos nosotros"... allí junto a él,plantas,ungüentos,material de cura improvisado...
Un médico norteamericano algo más mayor interpeló al joven..."¿ sabes a quien estás diciendo que se aparte...? es el Profesor XXX, del que tu seguramente has leido algún libro sobre fisiopatología cardiaca en la Universidad...
La técnica es la realidad operativa de la profesión médica...que sería de uno sin analíticas,radiografias,oftalmoscopios,dermatoscopios,escaneres ...
Lo que no significa una pericia mayor en lo que antaño se denominaba " Técnica clinica,medica y semiológica" que es el encuentro día a día con personas y pacientes.Y lejos de aquellas figuras que lo hacían todo desde operar un hematoma subdural focalizado mediante exploración neurológica( estaban en quirofano neurologo y cirujano) hasta reducir una fractura de miembro inferior o tratar una hiperglucemia, la medicina se ha sofisticado tanto que es imposible
dominar todo y menos todas las técnicas.Es el precio lógico del progreso.Es una profesión en lo técnico de equipos o una industria de muchos empleados.¿ Sin hospitales existirían medicos?
Queda analizar la palabra vocación, el concepto vocación, que es el que motivo que uno estudiara medicina, que es fundamentalmente el querer ayudar a otro, bajo el prisma del dolor o la enfermedad,aliviar o curar.Y para eso son necesarias dos cosas:
sensibilidad con pericia y comunicación con sensibilidad.Porque como dijo en una ocasión el Dr.Carl Gustav Jung
" darme una persona sana que yo la curaré" lo que significa que por mucho que sepamos o hallamos podido aprender recordando a Socrates " solo sé que no sé nada".He conocido a médicos en la Amazonia que han compartido consulta con chamanes y " men medicine" lo que a veces supone respetar a esos médicos que supuestamente no leen nada, y supuestamente son todo amabilidad.

BULBUL dijo...

Sinceramente, creo que estoy más de acuerdo con el comentario "Anónimo". Lo esencial es ser bueno en tu trabajo y tener los conocimientos y las capacidades técnicas que tu especialidad requiere. Lo del trato viene después (hablando siempre dentro de un mínimo de corrección y educación). No siempre hay tiempo para "charlar", y no debe perderse el norte, somos médicos y el objetivo es curar y aliviar. Por desgracia, no tenemos todo el tiempo que nos gustaría por paciente, pero los recursos son limitados y hay que optimizarlos. Insistiendo siempre en que hay que tratar de ser amable, cercano y empático con el paciente y su familia, pero dentro de un orden.

Antonio R. dijo...

Me alegra que este post haya dado para comentar largo y tendido. De todas formas, yo siento discrepar del Anónimo y de Bulbul ya que lo que plantean del mayor valor de la técnica sobre la comunicación para mí es un error que la Medicina ha cometido hasta hace unos años en que se comienza a abordar la comunicación como una herramienta esencial para ayudar al paciente a tomar decisiones , a saber qué siente el paciente, qué le preocupa, cómo y cuándo comenzó la alteración de su bienestar anterior y cuál era su historia de salud antes de acudir a consulta .
Con la técnica sólamente hemos conseguido que el incumplimiento terapéutico sea de más de un 50 %, que los obesos sigan engordando y pasen de monsergas en la consulta, lo mismo que muchos fumadores, que la mitad de los diabéticos no cumpla nuestras recomendaciones ( que son lo que dice la ADA u otra sociedad de "expertos").....
Así que si queremos ser eficaces, no podemos olvidarnos de nuestros pacientes, porque de lo contrario ellos se olvidarán de nosotros. Ah , y está demostrado científicamente (hay evidencia sobre ello) que la actitud del maestro en el cuento de las granadas es más eficaz y beneficente que la del alumno inexperto que sólo recomendó el remedio a secas. Nos guste ó no , es así.
Gracias de nuevo, porque debatir es siempre saludable

Anónimo dijo...

Creo que también depende del tipo de medicina que ejerzas.
Por ejemplo, en Atención Primaria y según en qué casos, puede estar muy bien ese enfoque más psicológico.
.
Yo trabajo en urgencias hospitalarias y ecografía diagnóstica.
.
Si tengo un hombro luxado, por mucho que intente vender granadas, el hombro no se va a meter en su sitio solo. Vale, hablaré con amabilidad al paciente, le daré charla para que se relaja, ..., pero al final, tengo que hacer la maniobra. Lo mismo para una fractura, una apendicitis, un policontuso, una fibrilación auricular rápida, un edema agudo de pulmón, ...
.
Eso es lo que a mi me gusta hacer y en mi opinión, eso es medicina.
.
En ecografía igual. Trato de lo más amable y empático, pero de lo que se trata es ver si hay o no trombosis en la poplítea, si el flujo en la carótida interna es normal o si hay signos de apendicitis. ¡A mi que me importa que el hijo de la paciente haya suspendido el carné de conducir!
.
Sinceramente, sin ánimo de ofender. Creo que charlar con los pacientes para que nos cuenten sus problemas (paro, familia, estrés, ...) no es nuestro trabajo, salvo de refilón en un pequeño porcentaje de nuestra activiad. Eso es trabajo de la propia familia, de psicólogos, trabajadores sociales.
.
Centrarse tanto en esa faceta tan secundaria en nuestra actividad me parece propio del tratado de El Principio de Peter sobre la incompetencia humana. Si no puedes diagnosticar y tratar adecuadamente, al menos charla de puta madre con el paciente.
.
A mi me preocuparía mucho que en un foro de pilotos se centraran en cómo dar el discursito al público al despegar. ¡Coño, pilota bien, que es de lo que se trata!

Antonio R. dijo...

Evidentemente, estimado anónimo, dependiendo de cada situación, deberemos aplicar el sentido común : en una luxación de codo ó de hombro , ó en un síndrome coronario agudo no vamos a ponernos a hablar de la mar y de los peces. Son situaciones que requieren en primer lugar aplicar conocimientos y pericia profesionales para corregir lo antes posible el problema y minimizar el riesgo de complicaciones graves para el paciente. Pero si el problema en la urgencia es una cefalea que no presenta datos clínicos de alarma, deberemos dar el salto a lo psicosocial si queremos orientar adecuadamente el problema. ¿O no?.
Yo también hago ecografía y según sea la situación del paciente, mi objetivo prioritario es llegar a una orientación diagnóstica lo antes posible como es una crisis renoureteral ó saber si hay líquido libre en un traumatismo abdominal. Si la ecografía es para valorar una dismenorrea secundaria ó evaluar una cardiopatía hipertensiva el hablar con el paciente en un tono empático y cordial ayuda al paciente a colaborar y sentirnos cómodos ambos, con lo que el acto médico gana en valor en lo que a la relación médico paciente se refiere.Saludos cordiales

IAS dijo...

Se trata de hacer adecuadamente el trabajo "técnico" aplicándose en ser un buen entrevistador (empático , asertivo, estando atento a lo que el paciente entiende , capaz de negociar, con mediana reactividad).Ayer vi en la consulta un paciente de 29 años que consultaba por sentirse cansado ,sobre todo cuando hacía algún esfuerzo. Durante la anamnesis me cuenta que hace 1 año , en consulta de Alergia , le dijeron que tenía anemia y que consultara a su médico de primaria ; cosa que no hizo . En la exploración constaté una extrema palidez , consulté su análisis de hace 1 año y tenía una hemoglobina de 8.3 g/dl !.Lo envié a urgencias y ahora estaba con Hbina de 6.7 ; le transfundieron...¿Qué quiero transmitir con ésto ? Que el Alergólogo hizo bien su trabajo técnico de diagnosticar la anemia del paciente pero falló como comunicador; probablemente no transmitió con claridad el diagnóstico (el paciente asegura que no le dió mucha importancia) y no se aseguró de que el paciente entendió la importancia de que se realizase el estudio (no practicó la BIDIRECCIONALIDAD , ¡cualidad tan imprescindible en un buen entrevistador !)No creo que exista ninguna situación , por técnica que sea, en la que nos podamos saltar ser buenos comunicadores, salvo si le estás haciendo una RCP al paciente, claro.

Anónimo dijo...

IAS, una vez más discrepo.
Yo creo en la libertad de decisión de las personas. Hay quien decide fumar, no hacer ejercicio, comer mucha grasa, abusar del alcohol, etcétera.
Nosotros debemos informar y aconsejar. Pero la decisión es libre.
En el caso del alergólogo, me parece insultante culparle de la decisión del paciente.

Nacho dijo...

Quizá no sea quién para comentarlo,pero en la fragua de las ardientes discusiones, se producen malentendidos y sobre entendidos.
Todos ustedes tienen de alguna manera razón.Yo no suelo ver pacientes,aunque los veo.Me decanto más por el laboratorio, los análisis...el microscopio y la cinética enzimática.
Pero a veces acompaño a mis amigos o bien el quirófano o bien en sus consultas.O sea que soy un observador externo.
¿Cómo se va uno a sentar a hablar de lo humano y lo divino si afuera hay sesenta personas esperando?
¿ O si tenemos un ataque apoplético quien en su sano juicio se pone a recitar poesias o a cantar donde se mete la chica del 17?
Lo de la anemia del joven es un hecho de aspectos multiples porque él no se sentía mal, esto es, como tal anemia en principio era asintomatica,pese a ser detectada por el alergologo.Son anemias de instauración progresiva que se acompañan de procesos de adaptación admirables.Como esos pacientes urémicos crónicos que poseen cifras de urea que a cualquiera sano le ocasionarían un coma.Esto es,no fue un fallo de comunicación sino ( asi lo veo yo) una lección de biología.
Pese a esto la técnica por sí sola no vale,el piano es un instrumento maravilloso, pero muy pocos saben
tocar en el, el concierto numero tres de Rachmaninoff.Gusto por el arte,por lo humano y la huminidad,sensibilidad y dotes morales,...miles de cualidades que estoy seguro que todos ustedes tienen.Un saludo

IAS dijo...

Anónimo, para poder decidir con libertad , se sobreentiende que debes estar bien informado , porque de lo contrario , no estás respetando la autonomía del paciente (un ejemplo lo tenemos en los consentimientos informados que deben ser claros, en lenguaje que el paciente entienda, deben ser aclarados si el paciente lo requiere ...). En este caso te aseguro que el profesional no transmitió adecuadamente la información ni se encargó de saber si el paciente había comprendido la trascendencia del diagnóstico.

BULBUL dijo...

Tras ver los últimos comentarios, me he decidido a participar de nuevo. En cuanto a lo del alergólogo y la anemia, no llego a comprender totalmente la postura de algunos de vosotros. Dentro de que el trato deber ser siempre lo más correcto y empático posible, somos médicos, no "polis de guardería". Si el alergólogo le dice al paciente "tienes anemia, ve a que te la estudie tu Médico de Atención Primaria", ¿qué más queréis que le diga? ¿que se lo explique con dibujitos y un mapa para que no se pierda? Venga, por favor, lo que pasa es que el paciente "pasó del tema" y punto, a ver si vamos a ser responsables de todo lo que decida hacer (o no hacer) cada paciente que vemos.
Menos paternalismo médico, que esa época (afortunadamente) ya pasó.

Anónimo dijo...

Hey I have a blog too! Check out some of my articles if you like! This is a nice blog by the way.
Arms Warrior Leveling Build
Microsoft Xbox 360 Repairs