Google+ Followers

La Utopía

Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar
.
(Ventana sobre la Utopia. Eduardo Galeano.

CREO EN LA UTOPIA PORQUE LA REALIDAD ME PARECE IMPOSIBLE

lunes, 19 de septiembre de 2011

Trabajamos ¿por dinero?

- Por supuesto que no. De la misma manera que si no respiramos no podríamos vivir , podríamos decir que el objetivo de vivir no es respirar. Necesitamos el dinero en un  mundo donde se ha convertido en un nuevo dios para mucha gente. No cabe  duda que es un incentivo para muchos profesionales, Pero , nuestro día a día , cuando nos preocupamos por un paciente, nos implicamos en su proceso y le acompañamos en sus aflicciones sin  mirarnos el reloj, demuestra que muchos profesionales sanitarios no trabajamos sólo por dinero. Cuando , muchos días, entras  a las 8 a trabajar y sales a las 5 de la tarde tras una dura jornada en la que has tenido  que detenerte varias veces para escuchar a varias personas que lo necesitan, ó a explicar un tratamiennto ó a dar una mala noticia de  una forma más humana y asertiva,  demostramos que el dinero no es lo más importante, aunque sea necesario.
 La mayoría de los profesionales sanitarios no conciben su trabajo como un negocio. Por eso nos gustan otras formas de reconocimiento a nuestro trabajo que no sean incentivos económicos. Ya estamos escarmentados de esos incentivos perversos que han cobrado algunos sólo por cumplir los  objetivos de los gestores mientras muchos profesionales que se dejan la piel cada día se van frustrando con esas iniciativas que ponen lo económico en lo más elevado del pedestal. La salud no tiene precio , pero cuesta mucho.




Conviene decirlo ahora, en estos tiempos de tribulación , en los que parece que" los mercados" son los que marcan el ritmo de nuestras vidas.
Como , con sentido del humor , decía Nuria Chinchilla, una profesora del IESE, una frase que resume el día a día de muchos profesionales sanitarios ó no, en España: 
"En España hacemos horarios religiosos: se entra a la hora que Dios manda y se sale cuando Dios quiere".